30 ago. 2017

DOSSIER XX Aniversario del 1º Congreso Mundial Amazigh

Acto de presentación de la bandera amazigh por la canaria Auxi Perdomo y el tuareg Khalifa Al Ansary el 30 agosto de 1997 en el I Congreso Mundial Amazigh celebrado en Tafira, en el municipio de Las Palmas en Gran Canaria.
A finales de agosto de 1997 se celebró en la localidad de Tafira en Gran Canaria un evento histórico que marcó un antes y un después en la historia del movimiento bereber o amazigh internacional. Amazighs del mundo entero y de todas sus naciones se reunieron simbólicamente por primera vez sobre suelo propiamente amazigh. 

IẒURAN. Unos 350 delegados de 154 asociaciones de todo el mundo amazigh a los que se sumaron especialistas universitarios, periodistas de diversas nacionalidades y pueblos se reunieron en el I Congreso Mundial Amazigh (Agraw Amaḍlan Amaziɣ / ⴰⴳⵔⴰⵡ ⴰⵎⴰⴹⵍⴰⵏ ⴰⵎⴰⵣⵉⵖ). Entre los pueblos y naciones presentes se encontraban, por primera vez, canarios, tuaregs de Níger, Mali y Burkina Fasso, cabilios, chauis, mozabitas de Argelia, susís, amazighs del Atlas, rifeños de Marruecos, tunecinos, libios...reconociéndose todos como miembros de una gigantesca familia étnica. Una familia etnica formada por distintos pueblos y naciones que se reparten en diferentes estados por todo el Norte de África (ⵜⴰⵎⴰⵣⵖⴰ =Tamazgha  en amazigh) desde el Oasis de Siwa, en Egipto, hasta nuestras islas atlánticas.  El evento necesitó de dos años de preparación tras el acto fundacional en septiembre de 1995 de la organización del Congreso en Saint Rome de Dolan (Francia). No sólo fue un encuentro simbólico, único en la historia contemporanea amazigh, sino que fue una llamada de atención internacional conjunta de todos estos pueblos para hacerse escuchar como civilización. El ejemplo más gráfico de esta trascendencia lo tenemos en la creación de la actual bandera con la que se identifican todos los amazighs del mundo. 


Fue un encuentro simbólico, único en la historia contemporanea amazigh, y una llamada de atención internacional conjunta de todos estos pueblos para hacerse escuchar como civilización.

El CMA era una organización internacional no gubernamental que aglutinaba diversos colectivos tanto políticos como culturales del mundo amazigh, ya estuvieran en el norte de África como en Europa o América, con la intención de tener una estructura de coordinación y representación internacional independiente de los partidos políticos y los gobiernos. Según sus estatutos su principal objetivo es la defensa y la promoción de los derechos y de los intereses políticos, económicos, sociales, culturales y lingüísticos de la población amazigh, llevar la reivindicación amazigh a nivel internacional informando y sensibilizando a la opinión pública internacional, los pueblos, los estados democráticos y las ONG que trabajan en el campo de los derechos humanos interpelando a las organizaciones internacionales como la ONU, la Unión Europea, el Consejo de Europa y la Unión Africana, coordinar y apoyar las acciones y proyectos de las organizaciones de la sociedad civil y de la militancia que trabaja sobre el terreno, en el ámbito de la defensa y promoción de los derechos de la población bereber. Era una oportunidad para que cada pueblo amazigh se viera arropado y apoyado en sus luchas locales o nacionales, así, cada pueblo amazigh podría beneficiarse de la presencia de esta ONG en organismos internacionales de las Naciones Unidas o de la Unión Europea para denunciar su situación o hacer conocer sus demandas. 




 Según los ex portavoces y ex miembros del CMA el amazighismo no busca la creación de una suerte de imperio u homogeneizar las culturas de los diversos pueblos amazighs, muy al contrario. Se trata de conservar y defender a todas estas identidades autóctonas del Norte de África con raíces comunes y, casi siempre, con enemigos e intereses comunes. Se trata de que cada pueblo cuente con su propia soberanía y que pueda contar con la apoyo y coordinación de pueblos amigos con los que comparte rasgos culturales y valores comunes. 


 El amazighismo no busca la creación de una suerte de imperio u homogeneizar las culturas de los diversos pueblos amazighs. Se trata de conservar y defender a todas estas identidades autóctonas del Norte de África

 Los objetivos trazados en la Primera Asamblea del CMA se orientaron hacia el compromiso en la defensa de la identidad amazigh concretada en los siguientes puntos:

  • -Reconocimiento oficial, tanto constitucional como institucional de la identidad propia y diferencia amazigh en todos los países de la Tamazgha
  • -La promoción, modernización y oficialidad de la lengua tamazight. 
  • -Desarrollo de proyectos para la enseñanza de la lengua tamazight
  • -Desarrollo de las relaiones entre los imazighen y la coordinación de sus acciones internacionales. 
  • -Promoción de medios de comunicación y difusión de las formas culturales y estilos de vida amazigh
  • -Acciones para preservar la infancia de los procesos de aculturación facilitándose su socialización en el seno de la cultura materna. 
  • -La creación de los mecanismos necesarios para disponer de fondos financieros para la puesta en práctica de los siguientes proyectos: *Rehabilitar la historia de la civilización tamazight a nivel de la enseñanza, la investigación científica y la conservación del patrimonio cultural. *Interpelar a los organismos internacionales sobre la necesidad de proteger y valorar el patrimonio de la Civilización Amazigh. *Promover los valores de democracia y de los Derechos Humanos y de los pueblos, desarrollar intercambios entre el pueblo amazigh y otros pueblos primando la racionalidad, el relativismo cultural y la racionalidad. 

 Entre las Resoluciones tomadas se destacan las siguientes: 

 -Creación en Canarias de un Centro Mundial de Estudios y Documentación amazigh

-La creación de una Asociación Internacional de profesores amazighs

-Dirigirse a los gobiernos de los diferentes países de la Tamazgha para solicitar disposiciones legales instituyendo la oficialidad de la tamazight. 

-Instauración de una Jornada Mundial Amazigh. 

-Solicitar a las autoridades académicas universitarias la creación en las dos Universidades canarias cátedras de tamazight. 

-Compromiso de participación de forma activa en la internacionalización y defensa de la causa tuareg. 

-Creación en el seno del CMA de una comisión de expertos de relaciones internacionales y derecho del hombre y los pueblos. 

 Las 8 comisiones en las que se organizó el trabajo fueron:

1. Lengua, historia, identidad, cultura y civilización 
2. Relaciones internacionales y Derechos Humanos 
3. Organización 
4. Balance y Perspectiva del Movimiento Amazigh 
5. Enseñanza 
6. Socioeconomía y Finanzas 
7. Pueblos amazigh en resistencia 
8. Tierra y Medio Ambiente 

 A partir del CMA celebrado en Las Palmas la organización continúo celebrando otros congresos en otros países como en Lyon (Francia) en 1999 o en Nador, Rif (Marruecos) en el 2005 etc. Mientras esto ocurría la división interna de la organización se acrecentaba alejándose poco a poco del seguimiento y expectativas iniciales. Algunos colectivos y antiguos integrantes destacan las diferencias irreconciliables, protagonismos y agentes enemigos de la causa amazigh en su empeño de entorpecer y desestabilizar la organización como causas de su debilitamiento. En cualquier caso, todos coinciden en que la organización del evento en sí mismo fue un rotundo éxito. En este aspecto Masin Ferkal, ex presidente del CMA y actual presidente de la ONG Tamazgha de Paris, destaca que “este logro histórico no hubiera sido posible sin el apoyo, implicación y buen trabajo realizado por los canarios.” 


"Este éxito histórico no hubiera sido posible sin el apoyo, implicación y buen trabajo realizado por los canarios."

 Canarias y el CMA 

 La participación de los canarios en la organización de este primer CMA en Canarias fue fundamental. Las organizaciones canarias presentes fueron la Aẓar, el partido político FREPIC-AWAÑAK, Solidaridad Canaria, Tamusni, Azarug, Tammidwa, Tigzirin, Kebehí Benchomo y la Asociación de Rifeños del Sur de Gran Canaria “Twiza” que trabajaron activamente con el apoyo del Gobierno de Canarias en la organización del evento. Sobre el temario abordado en las sesiones, Canarias tuvo una especial relevancia ya que se presentaron en torno a 25 ponencias que incluían estudios lingüísticos, arqueológicos, didácticos y etnográficos. 

 No obstante, no todo fue un camino de rosas. En efecto, por un lado, organizadores canarios reconocen los problemas derivados de los trabajos de organización debido a rivalidades internas y desencuentros en las maneras organizativas. Por otro lado, también entre los organizadores continentales marroquís y argelinos hubo disputas de importancia. A pesar de ello, se pudo evitar que esos conflictos internos quedaran reflejados públicamente lo que los organizadores consideran todo un éxito.


La celebración del congreso molestó a los sectores del nacionalismo español más excluyente de las Islas. 

 Por si fuera poco, la propia celebración del congreso molestó a los sectores del nacionalismo español más excluyente de las Islas. Así, esta hostilidad se vio reflejada durante esos días en una auténtica campaña mediática anti-amazigh y xenófoba. La campaña se llevó a cabo con todo tipo de artículos de opinión y noticias tergiversadas que transmitían la sensación de un complot independentista-africanista al más puro estilo cubillista. Entre estos artículos destacan los del historiador Alberto Anaya que se prestó a la campaña con argumentos raciales en base a su propia visión de la historia donde los antiguos canarios habrían sido casi exterminados por completo.

 A los medios debe unirse la abierta hostilidad del PP y el PSOE. El tema se agravó tras la presentación de una resolución por la autodeterminación de los pueblos como los tuaregs o los canarios con 35 votos a favor y 7 abstenciones, pero ningún voto en contra. La resolución recogía la necesidad de “sostener las reivindicaciones del pueblo amazigh de Canarias relativas a su derecho a la autodeterminación” (noveno punto de la resolución de la Comisión de Relaciones Internacionales y Derechos Humanos). Asimismo, en el punto decimoprimero de esta resolución llamó a constituir una “instancia permanente”, del tipo “una comisión o departamento”, encargada de “las situaciones de urgencia”, en las que “las causas tuareg y canaria” debían inscribirse “inmediatamente”. Se propuso, además, presentar la ponencia citada ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), con el fin de que “asuma el problema canario”. La participación canaria mayoritaria en este congreso procedía de sectores nacionalistas e independentistas lo que explica que se aprobara sin problema alguno la resolución simbólica sobre este derecho que, como en esos tiempos, aún se confunde mucho con el simple hecho de defender la identidad canaria y su componente amazigh.

 Reacción del nacionalismo español




 El Partido Popular en Canarias (PP) y el Partido Socialista Canario (PSC-PSOE), coincidieron en rechazar la petición de autodeterminación de Canarias formulada por el CMA. Ignacio González (en aquel entonces en el PP, hoy dirigente del Centro Canario-CCN) presentó una Iniciativa Parlamentaria en el Registro de la Cámara para que el Gobierno aclarara su postura en el asunto “y, sobre todo, para conocer si respalda las declaraciones de Horacio Umpiérrez” del Gobierno de Canarias, el cual había dicho que Canarias debe “reconocer sin pudor su identidad”. Para estos sectores era, y en ocasiones aún en la actualidad, reconocer las raíces amazighs de Canarias una suerte de política independentista. Para Ignacio González CC debería expulsar a los responsables de apoyar este evento desde las instituciones “porque Coalición Canaria nunca ha propagado en su programa electoral tesis independentistas ni autodeterministas”. En su intolerancia González llegó a reconocer que “para el PP ésto es un auténtico problema de Estado”.


Para el PP el Congreso Mundial Amazigh era una "auténtico problema de Estado."



 Por su parte, el Secretario de Organización del Partido Socialista Canario-PSOE, Carmelo Padrón, continúo en la misma línea de mezclar política con cultura y criticó que “en la trastienda de este I Congreso, subvencionado por el Gobierno, hayan estado significados militantes de fuerzas independentistas”. Expuso Padrón que “lo criticable está en que la ambigüedad de Coalición Canaria haya llegado al punto de tolerar que en los alrededores del Gobierno existan personas que defienden tesis independentistas”, ya que desde el propio Ejecutivo “hay quien juega al independentismo cuando existen dificultades en las negociaciones con el Estado o con la Unión Europea”. Finalmente, el Consejero de Turismo y Vicepresidente del Gobierno regional, Lorenzo Olarte (del Centro Canario Nacionalista-CCN, integrado en Coalición Canaria-CC), amenazó públicamente con no hacer efectivo el pago de la subvención de un millón de pesetas de entonces que su departamento había aprobado con anterioridad conceder para la celebración del I Congreso Mundial Amazigh.


 La Bandera Amazigh, aprobada en Canarias


Diseño original de la bandera aprobada en el I Congreso Mundial Amazigh

Hasta 1997 no existía más que varios diseños artesanales de la bandera amazighe pero en este congreso fue presentada y aprobada una propuesta ligeramente modificada de un diseño creado originalmente por la desaparecida Academie Berbère radicada en Paris en la década de los años setenta y formada por amazighes de Cabilia (Norte de Argelia). La novedad era la zeta representada de manera más circular que el diseño original a propuesta, según Solidaridad Canaria, de Jose Martín Feo en base a un diseño realizado para la XXVI Ruta Bentejuí inspirándose en los grabados del Barranco de Balos en el sureste de Gran Canaria. Así la propuesta es materializada por un grupo entre los que se encontraban miembros de Solidaridad Canaria y el cabilio ex presidente del CMA Lounes Belkacem.  En 1998 la Asociación Tamazgha de Paris produce industrialmente y distribuye la bandera amazigh que hoy conocemos.
Militante amazigh con el viejo diseño de la Academie Berbère
(París, 1995) Foto cedida amablemente por Mohand Tilmatine.


Esta propuesta es descrita por una publicación del Solidaridad Canaria de la siguiente manera: “Unos días antes de la Asamblea General, en la calle San Francisco Javier nº 7 del barrio de San José en Las Palmas, se había confeccionado varios diseños, que fueron posteriormente consensuados en reuniones a las que asistieron: Mensi Calderín, Mapi Rodríguez Cabrera, Francisco Trejo, José Martín, Juan Cruz, Lounes Belkacem y Jaime Saenz. Tras esto, Mensi Calderín confeccionó dos banderas que la comisión de trabajo del Congreso, formada por tuaregs y canarios, conjúbilo inesperado aprobó su presentación a la Asamblea General.

La simbología es representada por la franja azul que representa el Atlántico y el Mediterráneo que baña las costas de la Tamazgha, el verde de la fertilidad de los bosques, campos y oasis del norte de África y el amarillo de las arenas de nuestros desiertos. El símbolo central se trata de la letra "Z"del alfabeto amazigh que además es la letra central de la palabra y símbolo de esta cultural. El color rojizo simboliza la lucha en defensa de los derechos, en palabras de Solidaridad Canaria “nos ha de recordar el derecho inalienable y la lucha reivindicativa de los imazighen, en defensa del solar de nuestros antepasados, así como las huellas donde están nuestros ancestros y donde nos marcaron la enorme riqueza de su legado e identidad milenaria.” 


 Trascendencia y balance del CMA




 A pesar de la implicación canaria en este primer evento las repercusiones en el Archipiélago fueron escasas en comparación a las del continente. En el mundo amazigh marcó un antes y un después. Por un lado, la rápida aceptación y difusión la bandera que identificaba la causa o causas de los diversos pueblos amazighs. Por otro lado, los valores y objetivos del Congreso se han ido extendiendo por todo el Norte de África. Valores la defensa de los derechos humanos, los valores democráticos, el laicismo, la cultura y el medio ambiente han impregnado la personalidad del movimiento amazigh internacional. De hecho, ya hace veinte años el Congreso denunció el islamismo como uno de los principales problemas que afectan a las poblaciones norteafricanas y amazighs. Este hecho contribuyó a que las disputas internas del CMA y el temor e intervención de los gobiernos norteafricanos fueran restando importancia y protagonismo a esta ONG internacional a lo largo del tiempo.

 Tras veinte años, los avances en la conciencia y reconocimiento de la amazighidad son evidentes. Los estados norteafricanos con población berberófona más importante no han tenido más remedio que reconocer ese componente al menos simbólicamente. Fruto de ese esfuerzo y trabajo del Movimiento Amazigh la lengua amazigh ha sido reconocida en Marruecos y Argelia e introduciéndose paulatinamente, si bien con enormes dificultades y resistencias, en el sistema educativo. En Túnez y Libia ha resurgido la conciencia amazigh en forma de asociaciones y la participación activa en la Revolución contra Gadafi en Libia. El elemento identitario amazigh ya es fundamental en las luchas sociales de Marruecos, Argelia o la lucha nacionalista de los tuaregs. En Canarias ya es aceptado públicamente lo que era sabido y conocido; el carácter amazigh de la cultura originaria de las Islas y sus influencias en la canariedad actual, si bien hay mucho camino por recorrer.

Amazighidad canaria. Foto: Jose Bolaños Santana
En Canarias ya es aceptado públicamente el carácter amazigh de la cultura originaria de las Islas y sus influencias en la canariedad actual. 

En nuestra tierra, el Congreso Mundial Amazigh también sirvió para reconocer a Canarias y los canarios como parte de la gran familia de pueblos amazighs. También para estimular y dar un guiño a todos esos canarios conscientes de sus raíces y para hacer llegar la voz ‘amazigh’ a tantos canarios que desconocían sus raíces más profundas.

 Y creemos justo que un pueblo como el nuestro que, habiendo perdido la lengua y gran parte de su cultura, ha sabido conservan en un territorio y por una población tan limitada tras más de cinco largos siglos de aculturación una identidad propia. Una identidad mestiza, como todas, pero en la que “lo guanche” o amazigh isleño sigue vivo en sus miles de topónimos, antropónimos, guanchismos, historia, tradiciones, deportes, arraigo a la tierra, folclore etc. Un evento que sirvió para volver a reencontramos con nuestra madre y pueblos vecinos con los que habíamos olvidado por completo nuestra relación milenaria a pesar de tomar caminos distintos a causa de la colonización por parte de dos civilizaciones históricamente enfrentadas. 


RECORTES DE PRENSA 











VIDEOS





FUENTES 

 -Aẓar. Asociación Canaria para la Promoción y Defensa de la Cultura Amazigh.
 -Protocolo bandera de la Tamazgha. Símbolo aglutinador de la lucha por la defensa de la identidad amazigh. 2008. Solidaridad Canaria.  
-Grupo de Opinión Siete Estrellas Verdes.
- La Provincia, 13/09/1997. 
- Diario de Las Palmas, 1/09/1997. 
- La Gaceta de Canarias, 31/08/1997. 
- La Provincia, 31/08/1997. 
-www.congres-mondial-amazigh.org 
-www.tamazgha.fr

No hay comentarios.: