31 dic. 2008

Tigzirin Tiknariyin d tmaziɣt

Llig ssidmrɣ i tittrt (invitación) n tmsmunt Ossinissa lli igan yat g tmsmunin lli kkatnin xf (defender) tmagit tamaziɣt n Tgzirin Tiknariyin skrɣ yan ummuddu s yat g tgzirin ad lli ganin sat, ggwizɣ nn nik g Tinirifi lli igan yat tgzirt ixatrn gr tgzirin ann, llant gis snat tmdinin: Santa Kruz d Laguna, myaznt bahra, azddugh inw illa g Laguna, tarzzift inu (mi visita) ur tkki uggar n sa n ussan, mac s twisi n igumamn (miembros) n Ossinissa zmrɣ ad skrɣ tiwuriwin ggutnin g yat tizi idrusn, (tlla yat tanadt (reportaje) ittyra s tspanyulit xf aya d g tansa ad nit).

S usnnubgi (hospitalidad) iziln n imɣnasn ad syafaɣ zund iɣ llig g darnɣ, slawan ak llig tn inn ufiɣ usin anzgum amaziɣ, ndra t qah nɣ, nttni duyn d infrak d tnfrak gisn afn d inɣuba (desaparecer) aylli igan intti n tmust (tamagit) tamaziɣt; tutlayt tamaziɣt zg tasut tiss sat d mrawt ad izrin, ur sul iɣama kra ur igin imik n tmatarin timaziɣin lli zdinin d wakal, d udmawn n tussna, zund kra n tiram, d tmlsa d kra g insayn, d tnaɣiwin (melodias) n izlan…


Aya nn lli d iɣaman, nɣ d iɣama d ar ass ad, ila atig iggutn dar imɣnasn imaziɣn, mac tlla darsn yat tayri isqqaqn i ku mad igan amaziɣ, slawan ak tutlayt, lli xf mmaɣn ad tt lmdn s tɣarast n lantirnit, Di nn, tutlayt tamaziɣt slahn tt isppunya s takat d uqqryan, g uzmz llig d kcmn s tgzirin ann g tgira n tasut tiss kuzt d mrawt, mac ar ttinin nttni ur zmrn isppunya ad d udfn s tmurt allig yad disn mdaddan imaziɣn tiɣzi n tmidi n isggasn, d llig disn yad llan kra n igldan imaziɣn lli zznzanin tamagit nsn s watig ibarxn, tizi llig mmutn igldan yadn g ubaraz n imnɣi, ilin willi nɣanin ixfawn nsn llig ssnn is ttrzan.

Ufiɣ nn dar tmɣnasin d imɣnasn ayt Kanaria yan ufrak isisn s umzruy n tmurt d tmyurin d igldan d umiyn lli fllasn ittuwnnan, zund Ossinissa lli t inn ikkan iga agllid n tgzirt n « Girru » , azru s tmaziɣt.

G Tigzirin Tiknariyin, llig sul ur tlli tmaziɣt g tilawt tla dar imɣnasn d tmɣnasin atig ixatrn, ar bdda siggiln ad issnta uslmd ns g tsdawiyin, mac g tmurt nɣ llig sul tddr tmaziɣt, ur tssihl tarwa ns!, ar ak ttinin mmaɣn fllas, mac ggumin ad as awsn ad tg g tutlayin n tussna n uzmz ad, igh rad aran, da ttaran s tin wiyad lli tn inqqan azur s uzur. Man akud rad frkn imaziɣn d tmaziɣin is ur rad tili tmagit tamaziɣt iɣ ur tlli tutlayt tamaziɣt?


Mohamed Akunad. Agadir ass n 24-12-2008


TRADUCCIÓN:


Respondiendo a la invitación de la asociación Ossinissa, una asociación que milita por el reconocimiento de la identidad amazigh de las Islas Canarias, viajé a una de las siete islas, Tenerife, que es una de las mayores. En Tenerife hay dos grandes ciudades cercanas la una de la otra: Santa Cruz y La Laguna. Mi visita no duró sino siete días, por tanto, gracias a la cooperación de los miembros de Ossinissa, realicé bastantes cosas en poco tiempo (hay un reportaje escrito en español en esta web).


Yo me sentía como en mi casa por la buena hospitalidad que los militantes me ofrecieron y, por otro lado, porque como imazighen compartimos las mismas preocupaciones. Conscientes de su identidad amazigh, los militantes de Ossinissa consideran que la lengua es un elemento esencial de esta identidad. La lengua tamazight desapareció de las islas alrededor del siglo XVII, pero quedan algunas palabras, principalmente topónimos. Además los canarios conservan ciertos aspectos culturales antiguos como platos típicos, vestidos, tradiciones, melodías de canciones…


Los militantes valoran mucho los aspectos de su cultura amazigh y tienen un afecto ardiente por la lengua tamazight, que ellos tratan de aprender por medio de internet. A principios del siglo XV, los españoles entraron a las Islas Canarias y por medio del fuego y las armas exterminaron la lengua tamazight. Los militantes nos informaron de que la conquista de las islas no fue fácil, los españoles no consiguieron ganar la guerra hasta que algunos reyes autóctonos traicionaron a su pueblo, mientras que otros reyes fallecieron o se suicidaron. En el momento de mi visita, observé la viva consciencia que tienen los militantes de la historia de las islas, de sus costumbres, cuentos y leyendas de reyes…


Como la lengua no es una realidad, esta se vuelve muy estimada y se reivindica su enseñaza en la universidad, pero en nuestra casa (Souss) todavía vive y sus hijas e hijos no la toman en cuenta. (Allí en Souss), ellos militan para su apertura, pero no hacen nada para convertirla en una lengua de las ciencias y la literatura de nuestro tiempo, ellos no dejan de escribir en las lenguas de los otros, quienes exterminaron nuestro idioma raíz por raíz. ¿Cuándo serán coscientes los imazighen de que no hay identidad amazigh sin lengua tamazight?


Mohamed Akunad, Agadir, día 24 de Diciembre de 2008.

24 dic. 2008

AJGAL; el drago del Atlas


En 1995 se descubrió una importante colonia de dragos en una abrupta región montañosa del Anti Atlas occidental, en el suroeste de Marruecos, un territorio poco estudiado desde el punto de vista botánico. Estos dragos pertenecen a la misma especie que el drago común (Dracaena draco), cuya distribución se creía limitada a los archipiélagos macaronésicos de Madeira, Canarias y Cabo Verde. Aunque su apariencia es similar, presentan ligeras diferencias morfológicas, como las flores, que son más pequeñas y de color amarillo (blancas en el drago común), o las hojas, que son más cortas y estrechas. Asimismo, sus preferencias ecológicas también son distintas, y por eso se incluyeron en una subespecie propia, a la que se le asignó el nombre científico de Dracaena draco subespecie ajgal.

Lázaro Sanchez Pinto. Los dragos del Atlas viven entre 400 y 1.400 metros de altitud, en los enormes paredones -prácticamente verticales- que conforman las gargantas del río Umarhuz, nombre que recibe el tramo superior del río Massa, cuya desembocadura se encuentra a unos 300 Km al noreste de Lanzarote. El clima general de esta región es bastante árido y caluroso, pero las gargantas del Umarhuz se benefician de las frescas brisas marinas que remontan el valle del río Massa hacia las montañas, y gracias a ellas se produce un microclima local mucho más benigno que el de su entorno.La población de dragos se estima en varios miles de ejemplares; todos crecen en grietas o sobre pequeños andenes, colgados sobre el vacío, en espantosos precipicios de hasta 1.000 metros de profundidad. La mayoría se encuentra en las laderas orientadas al norte de las montañas Adad Medni (1.395 m) y la montaña de Imzi (1.540 m), y sólo unos pocos aparecen en las vertientes orientadas al sur. Se trata de una población estable y bien conservada, con muchos individuos jóvenes, aún sin ramificar, y numerosos adultos de copa ramificada, incluyendo algunos ejemplares viejos de hasta 15 metros de altura. La palabra ajgal es de origen bereber, y significa "el que vive en lo alto" o “el inaccesible”, en clara alusión a los sitios donde crecen.En la zona existen varios topónimos que se refieren al mismo: Ti-ajgal ("los dragos"), T-ajgal-t ("el draguillo"), Agadir-ajgal ("la fortaleza del drago"), etc., lo que parece indicar que, ya desde muy antiguo, los dragos sólo se encontraban en lugares de difícil acceso. La región del Anti Atlas occidental es famosa por la abundancia de cabras que, desde hace milenios, han provocado grandes estragos en la vegetación natural, incluyendo los dragos, cuyas hojas son muy apetecidas por el ganado caprino. Antes del asentamiento de los seres humanos y sus rebaños en este remoto macizo montañoso, los dragos y otros árboles formaban bosques abiertos que se extendían prácticamente hasta la costa. Pero la intensa actividad ganadera y la continua tala de especies vegetales para diferentes fines (combustible, maderas, ampliación de áreas de cultivo, etc.), obligó a los dragos y a otras muchas plantas a refugiarse en esos tremendos riscos y paredones, donde ni las cabras ni los humanos pueden acceder. Desde el punto de vista biogeográfico, la flora del Umarhuz es muy interesante, no sólo por el elevado número de especies vegetales exclusivas de esta región, sino por la presencia de muchas plantas propias de nuestro archipiélago, como laureles, almácigos, serrajas o tabaibas, así como otras estrechamente emparentadas con especies canarias, como acebuches, cardones, inciensos o verodes. Las gargantas del Umarhuz constituyen uno de los enclaves más importantes del noroeste de África y, recientemente, han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad. Gracias a su peculiar topografía y al microclima que allí se genera, representan el último refugio de una paleoflora de incalculable valor ecológico y biogeográfico, además de poseer una belleza natural impresionante. 


La sangre de drago



En la actualidad, los dragos del Atlas apenas tienen utilidad para los habitantes de la región del Umarhuz. En algunas aldeas se cultivan unos pocos ejemplares de los que se extrae su savia, la famosa “sangre de drago”, que se emplea como remedio para las contusiones y para fortalecer las encías. En tiempos pasados, este producto se consideraba una panacea por sus múltiples aplicaciones medicinales, entre las que destacaba su virtud para cicatrizar rápidamente heridas causadas por armas blancas. Cuando a principios del siglo VIII los árabes invadieron los territorios que hoy en día corresponden a Marruecos, descubrieron que allí abundaban algunos árboles que ya conocían y apreciaban, como cedros, almácigos, lentiscos, dragos y otros de los que obtenían valiosas sustancias medicinales. Se sabe que los dragos que actualmente crecen en el Peñón de Gibraltar fueron introducidos por los árabes, y son oriundos del Anti Atlas. Esto pudo comprobarse a raíz de la descripción botánica de la subespecie ajgal, ya que, hasta entonces, se pensaba que procedían de los archipiélagos macaronésicos. Durante muchos siglos, la sangre de esos dragos figuró entre los fármacos más importantes empleados por los médicos hispano-árabes, pero dejó de utilizarse cuando los musulmanes fueron expulsados de España, a finales del siglo XV. Los árboles productores y la remota región donde crecían, cuya situación había sido guardada celosamente, cayeron en el olvido hasta que fueron redescubiertos 500 años más tarde. Pero la sangre de drago no desapareció en medicina; simplemente fue sustituida por la de los dragos de Madeira, Canarias y Cabo Verde, y su fama se extendió por todo el continente europeo. 

Desde los inicios del siglo XVI hasta finales del XVIII, se exportaron a Europa miles de toneladas de sangre de drago desde los archipiélagos macaronésicos, lo que supuso la casi extinción de la especie. De hecho, en Madeira apenas sobreviven un par de ejemplares salvajes y en la cercana isla de Porto Santo, antaño famosa por la abundancia de dragos, no quedó ni uno. En Cabo Verde desaparecieron de varias islas y, actualmente, sólo existen algunas poblaciones naturales en las islas de Santo Antao y Sao Nicolau. En Canarias hay dragos salvajes en Tenerife, con una población estimada en unos 600 ejemplares, y, en mucha menor cantidad, en La Palma y Gran Canaria. En esta última isla se descubrió hace pocos años una nueva especie de drago (Dracaena tamaranae), de la que sólo se conocen unas cuantas decenas de ejemplares que, como los dragos del Atlas, sobreviven en algunos riscos y barrancos inaccesibles del suroeste de la isla. El resto de los dragos que crecen en el archipiélago canario son cultivados.




Extraído de:

13 dic. 2008

Fotos del Encuentro nacional de Salto del Pastor Tirajana 2008


Este pasado fin de semana se celebró el XVII Encuentro nacional de Salto del pastor Tirajana 2008. Más de un centenar de saltadores de toda Canarias se dieron cita en la comarca sureña para compartir esta práctica tradicional y milenaria amazigh. Además de rutas por el macizo de Amurga, Guayadeque... se realizaron actividades y una pequeña feria de artesanía. Les dejamos con algunas imágenes de muestra que nos recrean, y que además nos recuerdan que no somos pocos los canarios interesados en mantener el ancestral legado de nuestros antiguos. Felicitaciones a la Federación de Salto del Pastor.



Muestras de artesanía tradicional de junco realizada por Juan Ramírez. Foto Izuran



Muestra de la explotación de la palmera tradicional típica de la comarca de Tirajana. Foto Izuran


1 dic. 2008

Conferencia sobre los majos de Erbane

El pasado 14 de noviembre la plataforma contra el Campo de Tiro de Pájara "Plataforma la Costa" organizó unas conferencias sobre los antiguos mahos de Erbane (= Fuerteventura). El doctor en historia José de León Hernández, arqueólogo e inspector de Patrimonio del Cabildo de Gran Canaria y profesor de la ULPGC. aborda la cuestión en una interesantísima charla que nos recuerda el valor cultural de la zona que ocupa actualmente el ejército español.



-Video1

-Video2

-Video3

-Video4

-Video5

-Preguntas:

Les recomendamos la página de la Plataforma vecinal por la costa de Pájara. Una justa lucha vecinal en defensa de nuestro territorio y patrimonio cultural: http://www.plataformalacosta.com/

24 nov. 2008

De Arqueología Canaria: ¿Aborígenes, indígenas, prehispánicos?

Indígenas de Gran Canaria. Torriani 1592
  • El término 'aborigen' se ha seguido empleando en el lenguaje académico y popular a pesar de que tal denominación no es correcta.
  •  Los primeros pobladores de Canarias proceden del norte de África por eso no pueden ser catalogados como aborígenes
  •  El término 'aborigen' tiene un carácter peyorativo y discriminatorio.
  •  El término 'indígena' es, etimológicamente, el más correcto para los antiguos pobladores de Canarias.
  •  El término 'prehispánico' entronca con la propia naturaleza del discurso nacionalista del régimen franquista.


A. José Farrujia de la Rosa. Tras el redescubrimiento de las Islas Canarias en el siglo XIV, los indígenas canarios fueron catalogados por el “pensamiento occidental” como bárbaros o infieles, pues éstos eran objeto de evangelización, esto es, de asimilación, de grado o por fuerza, a través de la cristianización forzosa. De esta manera, quedaba así legitimada la conquista, colonización y evangelización de las islas y de sus moradores. Téngase presente, en relación con esta visión etnocéntrica, que la construcción de la identidad va asociada a la sensación de control, de poder, de diferencia moral, de superioridad sobre los fenómenos de la naturaleza humana y sobre los otros. Y los que supuestamente no tienen esta sensación son considerados, simplemente, como primitivos, salvajes, no tan humanos.

El concepto salvaje, en este sentido, esconde una clara y absoluta relación discriminatoria opresiva y despectiva que dio el conquistador al conquistado. La diferencia mayor entre hombre y naturaleza consiste, precisamente, en que el primero es un ser dotado de razón, voluntad y conciencia con capacidad de trabajo racional sistemático planificado, mientras que el segundo es un ser más de la vida natural, desprovisto de inteligencia, que sirve tan solo para el trabajo físico. En términos hegelianos no es sino una extensión del sector no espiritual del universo.

Con posterioridad, una vez incorporadas las Islas Canarias a la Corona de Castilla, la conquista y la colonización generaron la presencia de una población multiétnica en el archipiélago. Paralelamente, la intervención de la Iglesia católica romana propició que los nativos canarios fuesen considerados como seres humanos, hecho que implicaba que los cristianos debían aceptar que los indígenas canarios eran también descendientes de Adán y Eva y, por tanto, originarios del Próximo Oriente. Así, entre los siglos XV y mediados del siglo XIX, los distintos estudiosos especularon si los indígenas canarios podían ser descendientes de los iberos, cartagineses, israelitas, cananeos o incluso de los tartesios, mientras que escritores todavía mucho más imaginativos afirmaban que eran los descendientes de los supervivientes de la Atlántida.


¿Aborígenes?


A partir de finales del siglo XIX, la práctica totalidad de los autores que se dedicaron al estudio arqueológico y antropológico de los indígenas canarios se refirieron a ellos, de forma genérica, con el término aborigen, independientemente de cuál fuese la cuna de origen propuesta y el hipotético momento de su arribada a las islas1. El término aborigen se ha seguido empleando hasta la actualidad, generalizándose su uso en el lenguaje académico2 y popular, a pesar de que tal denominación no es correcta para el caso canario por diversas razones.


En primer lugar, porque con el término aborigen se hace referencia a las poblaciones que están en un lugar desde los orígenes, que son originarios del suelo en que viven. Por tanto, si tenemos presente que los primeros pobladores de Canarias proceden del norte de África, no pueden ser catalogados como aborígenes una vez asentados en las islas. Tales poblaciones fueron aborígenes en su punto de origen africano, pero no en Canarias.

En segundo lugar, con el término aborigen se designa a los que son originarios de un país o territorio, por oposición a los que se han establecido posteriormente. Por consiguiente, los primeros pobladores de Canarias fueron oriundos (del latín oriri unde, traer origen de alguna parte) del norte de África, y sus descendientes serían indígenas (del latín inde geniti, engendrados allí) canarios.


Y en tercer lugar, no debemos perder de vista que el término aborigen tiene un carácter peyorativo, discriminatorio, pues mantiene presente el discurso neocolonial y las relaciones sociales de dependencia económica, social, política y cultural de los conquistados en relación con los conquistadores. El término, además, está asociado con seres que aún no han llegado al estadio de la “civilización” e implica la infravaloración de la identidad e historia de sociedades a las que se considera diferentes e inferiores.


Indígenas.

Indígenas gomeros
Por consiguiente, el término indígena es, etimológicamente, el más correcto y menos discriminatorio para definir a los antiguos pobladores de Canarias, pues con él se hace referencia a las personas nacidas en un lugar, independientemente del momento cronológico en que esto acontece3, pero en el caso canario dentro de la Prehistoria4. El término indígena tiene un carácter descriptivo-objetivo y es, a la vez, una categoría etimológica y semánticamente correcta. Sin embargo, fuera del ámbito de la Arqueología, y en el caso de las sociedades contemporáneas, el término indígena se emplea para identificar a los grupos étnicos, lingüísticos o raciales que tienen una continuidad histórica con las sociedades anteriores a la invasión y que tienen la determinación de preservar, desarrollar y transmitir a futuras generaciones sus territorios ancestrales y su identidad étnica como base de su existencia continuada como pueblo, de acuerdo con sus propios patrones culturales, sus instituciones y sus sistemas legales. El término indígena tiene un carácter descriptivo-objetivo y es, a la vez, una categoría etimológica y semánticamente correcta.

Sin embargo, fuera del ámbito de la arqueología, y en el caso de las sociedades contemporáneas, el término indígena se emplea para identificar a los grupos étnicos, lingüísticos o raciales que tienen una continuidad histórica con las sociedades anteriores a la invasión y que tienen la determinación de preservar, desarrollar y transmitir a futuras generaciones sus territorios ancestrales y su identidad étnica como base de su existencia continuada como pueblo, de acuerdo con sus propios patrones culturales, sus instituciones y sus sistemas legales. Este es el caso, por ejemplo, de las comunidades indígenas de América Latina.

 En el caso canario, esta continuidad histórica entre las sociedades indígenas precoloniales y postcoloniales existió desde el punto de vista biológico, pero no desde el punto de vista socio-cultural, pues el proceso de aculturación desarrollado en Canarias a raíz de la conquista supuso la progresiva destrucción de los valores sociales y culturales de la sociedad indígena, el denominado etnocidio, pero no así la destrucción biológica, pues estimaciones recientes indican que en torno a un 10% de la población indígena se incorporó a la nueva sociedad resultante de la conquista. 

No perdamos de vista al respecto que la economía canaria pasó a caracterizarse a partir de entonces por un modelo de crecimiento agrario, inscrito a su vez en el marco de una economía atlántica e internacional. Ello dio pie al desarrollo de una economía dependiente y periférica desde el siglo XVI, así como de una sociedad colonial.

 Por consiguiente, mientras que en Canarias el concepto indígena se emplea para designar a sociedades "fósiles", arqueológicas, en el caso americano la realidad es bien distinta y la significación del concepto trasciende a la contemporaneidad. Por tanto, el concepto indígena, aplicado al caso canario, lleva implícitamente una clara connotación temporal: hace referencia a las poblaciones insulares presentes en las islas desde el primer poblamiento del archipiélago hasta su redescubrimiento en el siglo XIV por los europeos, momento a partir del cual comenzaron a quebrarse las bases del mundo indígena.



 EL EJEMPLO AUSTRALIANO. Otra realidad histórica que refuerza la idoneidad del concepto indígena para el caso canario la encontramos en el ámbito australiano, es decir, en otro territorio insular. En este contexto la palabra aborigen aparece en inglés desde al menos el siglo XVII y ha sido usada para describir a sus pobladores indígenas ya desde el año 1789. Pronto se convirtió en un nombre propio y se empleó para referirse a todos los indígenas australianos. Sin embargo, como nombre ha adquirido connotaciones negativas, incluso despectivas entre algunos sectores de la propia comunidad indígena, que lo ven como poco sensible e incluso ofensivo. Durante un tiempo se pensó que la expresión más aceptable y correcta era "Australian Aborigines", aunque también ésta luego tendió a evitarse por las asociaciones históricas hechas con el colonialismo. Actualmente, la expresión indígenas australianos ("Australian Indigenous") es la que ha ganado más aceptación, particularmente desde los años 80 del siglo XX.


¿PREHISPÁNICOS? 

 
Añadir leyenda
Otro concepto igualmente erróneo y generalizado en el lenguaje académico -y por ende en el lenguaje popular- es prehispánico. Tal denominación se comenzó a aplicar en la Arqueología canaria durante el franquismo para designar el periodo histórico comprendido desde el primer poblamiento de las Islas Canarias hasta la anexión de las mismas por la Corona de Castilla. El término fue introducido en el ámbito canario por Julio Martínez Santa-Olalla, un autor falangista afín al régimen y, de hecho, tal denominación lleva implícita toda una carga ideológica, pues con ella se reforzaba la vinculación de Canarias con la identidad y nación hispana, al tiempo que la identidad cultural precedente se anulaba, cobrando ésta sentido sólo en función del aporte hispano. 

Baste recordar que, por esas fechas, la lectura nacionalista de la Prehistoria canaria se tradujo en la vinculación de los indígenas canarios con las culturas ibero-mauritana e ibero-sahariana, cuya cuna de origen se ubicó en el Sahara Español. Es decir, con tal denominación, la cultura indígena existente antes de la conquista y colonización de las islas era simplemente prehispánica, anterior al aporte civilizador español, aspecto éste que implicaba la infravaloración del propio bagaje cultural canario y, por ende, del bagaje norteafricano de los primitivos isleños (de raigambre líbico-bereber), el cual encontraba sentido a partir de un marco de referencia español. La denominación, por tanto, obedece a un criterio seudohistoricista y no a una realidad objetiva per se.


El término prehispánico tampoco puede aplicarse para designar la fase final de las culturas canarias, es decir, el periodo comprendido entre el redescubrimiento de las islas por los españoles y europeos y la desaparición de la cultura indígena, pues habría que presuponer que la cultura indígena desaparece, repentina e irremisiblemente, tras la conquista y colonización de las islas, algo que no parece haber sucedido. Asimismo, de todos es sabido que el redescubrimiento de las islas no fue una tarea exclusivamente hispana (intervinieron también genoveses, normandos, etc.), por lo que el término prehispánico, empleado para definir ese periodo, también es incorrecto a todas luces.


El uso del concepto prehispánico durante el franquismo, por tanto, pone de manifiesto la existencia de una clara intencionalidad significativa -en el ámbito conceptual- que entronca, obviamente, con la propia naturaleza del discurso nacionalista del régimen franquista. El lenguaje, al ser una creación subjetiva o intersubjetiva, es un medio de transmisión del pensamiento y un instrumento a través del cual los sujetos exponen su concepción del mundo. Es decir, la infraestructura metahistórica lleva implícita una explicación por implicación ideológica. Por consiguiente, el uso hoy en día del concepto prehispánico es erróneo y lleva implícita una carga ideológica que, paradójicamente, ningunea la realidad cultural de las sociedades indígenas canarias objeto de estudio.


EN SÍNTESIS. La desafortunada pervivencia en el lenguaje académico -y por ende popular- de conceptos como prehispánico o aborigen, pone de manifiesto que su uso ha estado en función de lo que se ha aprendido, de lo que se ha visto, de lo que se admite como probable y de lo que se postula. Y todo ello ha acontecido en un contexto científico en el que la reflexión teórica y conceptual ha sido prácticamente inexistente. El empleo de ambos conceptos en el ámbito de la Arqueología canaria es, por tanto, erróneo. En el caso concreto del concepto prehispánico, su incongruencia no radica exclusivamente en el hecho de que sea una herencia del franquismo sino, además, en el hecho de que tal concepto no describe una realidad objetiva per se y en que es excesivamente reduccionista desde el punto de vista crono-cultural.


 *A. José Farrujia de la Rosa (Sociedad Española de Historia de la Arqueología)


Bibliografía.


ANKERSMIT, F. R.: 2004. “Historiografía y postmodernismo”. Historia Social, 50, pp. 7-23.

FARRUJIA DE LA ROSA, A. J.: 2004. Ab Initio (1342-1969). Análisis historiográfico y arqueológico del primitivo poblamiento de Canarias. Sevilla, Artemisa Ediciones, Col. Árbol de la Ciencia, vol. 2.

FERNÁNDEZ MARTÍNEZ, V. M.: 2005. Una arqueología crítica. Ciencia, ética y política en la construcción del pasado. Barcelona: Editorial Crítica.

GREEN, L. F.: 2008. “Indigenous Knowledge and Science: Reframing the Debate on Knowledge Diversity”. Archaeologies. Journal of the World Archaeological Congress. Vol. 4, nº 1 (April), pp. 144-163.

PÉREZ GUARTAMBEL, C.: 2006. Justicia indígena. Facultad de Jurisprudencia de la Universidad de Cuenca. Colegio de Abogados del Azuay. Ecuador.

TRIGGER, B. G.: 1992. Historia del pensamiento arqueológico. Barcelona: Editorial Crítica.



NOTAS.

1. Es ilustrativo al respecto el título del libro de Carlos Pizarroso y Belmonte, publicado en 1880: Los Aborígenes de Canarias.

2. Son ilustrativos al respecto los títulos de los siguientes libros: Los Aborígenes (1988), obra de Arco Aguilar y Navarro Mederos; Los aborígenes canarios. Gran Canaria y Tenerife (1990), de González Antón y Tejera Gaspar; o Los aborígenes y la Prehistoria de Canarias (2002), de Mederos Martín y Escribano Cobo.

3. En relación con los matices cronológicos y culturales del término indígena, así como con la propia evolución histórica del término, puede consultarse la obra de Carlos Pérez Guartambel, Justicia indígena (2006).

4. Otra reflexión teórica y conceptual necesaria en el ámbito de la Arqueología Canaria es la relativa al empleo de los conceptos Prehistoria y Protohistoria para designar el período indígena previo al redescubrimiento de las islas por los europeos en el siglo XIV. El objetivo de este trabajo no pasa por incidir en esta disquisición.

5. Son ilustrativos al respecto los títulos de los siguientes libros: La población prehispánica de las Islas Canarias (1963), de Schwidetzky Rösing; o La Palma prehispánica (1977) de Hernández Pérez. Asimismo, la colección editada entre 1992 y 2004 por la Viceconsejería de Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias y por la Dirección General de Patrimonio Histórico, integrada por monografías dedicadas al estudio de la Prehistoria Canaria, lleva por título: Estudios prehispánicos.


Extraído de:

13 nov. 2008

Lenguaje silbado en la isla de Esero

Es una maravilla: incluso en nuestros días podemos escuchar dos personas comunicándose a gran distancia por medio del silbo. Todas las indicaciones muestran que se trata de una manifestación cultural que procede de la población aborigen canaria. Los guanches, utilizando este nombre generalizado para el antiguo habitante de Canarias, utilizaban la técnica del silbo en las Islas, pero partiendo de su lengua de origen amazigh (bereber), ya desde antes de la llegada de los europeos.



El lenguaje silbado que aún pervive en la isla canaria de La Gomera procede, con toda seguridad, de los primeros pobladores de las Islas Canarias. Aún está por comprobar, aunque parece lo lógico, que trajeran este curioso sistema de comunicación de su lugar de origen, el norte de África, donde habitaban las etnias bereberes. Aparte de en La Gomera, el lenguaje silbado se utilizaba con certeza documentada en las islas de El Hierro, Tenerife y Gran Canaria, siendo muy probable su uso también en La Palma. No se descarta su primitiva utilización en Fuerteventura y Lanzarote, solo que no se dispone de constancia alguna de tal fenómeno en estas islas. La realidad y la lógica hacen pensar que su mejor conservación en La Gomera se debe a lo escarpada de su orografía, su aislamiento histórico y la cantidad de población aborigen que sobrevivió a la conquista europea.

Nunca antes se había realizado un verdadero estudio del lenguaje silbado en la Isla de El Hierro. Por eso en 2005 decidimos emprender este cometido, más que nada por los datos que se nos habían presentado de manera casual al hablar con algunos mayores de la Isla, y tras haber leído y oído lo que hasta ahora se había pensado: que la comunicación silbada en El Hierro había desaparecido completamente hacía unos cien años. Tras preparación previa iniciamos un periodo de entrevistas y trabajo de campo que abarcó entre 2006 y 2007, recogiendo muchos datos interesantes. Conseguimos encontrar personas que aún se acordaban y podían silbar. Al mismo tiempo, obtuvimos valiosa información de personas de edad muy avanzada (por ejemplo, de don Juan Antonio González Rodríguez, de 103 años, y de doña María Castañeda Brito, de 98, ambos ya fallecidos) que nos hablaron del silbo herreño y sus especificidades.

El hablar con silbos empezó a caer en desuso en El Hierro hace más de 40 años, alrededor de 1965. Desde entonces, siguió perviviendo algo más de tiempo de manera cada vez más residual. Todavía en noviembre de 2006 escuchamos silbar en El Hierro, sin que tuviese que ver con el contexto de nuestra investigación, al tristemente fallecido en abril de 2007 Antonio Gutiérrez Padilla. No obstante, todavía son muchos los que lo recuerdan, y unos pocos aún son capaces de silbar con claridad.

David Díaz Reyes

Para leer el artículo completo y escuchar el silbo de Esero:

13 oct. 2008

Un estudio revela la presencia de genes guanches en República Dominicana

La investigación, denominada "Orígenes continentales de las primeras poblaciones de las islas del caribe y los movimientos migratorios que lo forman", es realizada por expertos de la Universidad Central del Este (UCE) de la República Dominicana y de la Universidad de Puerto Rico. El decano de Ciencia y Tecnología de la UCE, doctor Fermín Mercedes, dijo a Efe que los resultados preliminares del estudio muestran la presencia de genes guanches entre la población dominicana. Sin embargo, señaló que habrá que esperar a las conclusiones definitivas del estudio, cuya presentación oficialmente está prevista para enero próximo. El equipo partió para elaborar el estudio de unas 1.200 muestras de ADN, que también arrojaron que una parte de la población dominicana conserva genes taínos (indígenas de dicha isla) y europeos. A pesar de la sorpresa de algunos, no resulta algo tan sorprendente si tenemos en cuenta la masiva y continua emigración de canarios al Caribe estos últimos cinco siglos. Países como Puerto Rico, Cuba, Republica Dominicana y Venezuela fueron poblados por emigrantes isleños pobres que conformaron el campesinado blanco.


Fuente: Agencia Efe

4 oct. 2008

Ossinissa promueve el aprendizaje de la tamazight

La Asociación Cultural Ossinissa ha publicado recientemente en su web www.ossinissa.com un curso introductorio a la lengua bereber. Con esta iniciativa, esta asociación pretende potenciar el uso futuro de esta lengua en la sociedad canaria, sin ningún ánimo de deshabituar otras lenguas.



La lengua bereber es indiscutiblemente el idioma que hablaron nuestros antepasados desde su llegada a las Islas. Esta lengua se fue perdiendo con el paso de los siglos desde que aconteció la Conquista, como consecuencia de la represión cultural que practicaron las primeras instituciones coloniales de Canarias hacia sus hablantes. Existen documentos escritos que atestiguan el uso de la antigua lengua canaria hasta mediados del siglo XVIII en localidades como Candelaria (Tenerife). Una prueba de que esta lengua continuó usándose incluso siglos después de la Conquista es la gran cantidad de topónimos, palabras e interjecciones que se conservan hoy en día en el campo canario.

La Asociación Cultural Ossinissa mantiene estrecho contacto con los estudiantes y profesores del Máster de Lengua y Cultura Amazigh de la Universidad de Ibn Zohr de Agadir (Marruecos). Este intercambio cultural les ha permitido confeccionar conjuntamente un manual sencillo para introducir a los hispanoparlantes en el aprendizaje del dialecto bereber del Sur de Marruecos: el tashelhit.

El proyecto cuenta con la supervisión de investigadores punteros en la especialidad de lenguas en contacto, quienes además de ser hablantes y enseñantes de tamazight en reconocidas universidades francesas y africanas, son catedráticos en Hispánicas. "Muy pronto saldrán a la luz estudios sobre la lengua de los antiguos canarios que despejarán las múltiples dudas existentes, fruto de un difusionismo cuyas pretensiones atraviesan los límites de la ciencia", afirma la historiadora y portavoz de Ossinissa Irma Mora. "La producción de estas ediciones, sin duda alguna, serán extranjeras para evitar el intrusismo institucional al que estamos acostumbrados en Canarias", añade.

En estos momentos, la Asociación Cultural Ossinissa mantiene un diálogo fluido con las universidades de La Laguna y de Agadir para emprender un futuro proyecto de intercambio cultural, cuya finalidad no será otra que promocionar el aprendizaje de la tamazight y otros aspectos de la cultura común que comparten bereberes y canarios.

"Es una vergüenza que desde el nacionalismo de CC sólo se hable de profundizar en nuestras raíces, mientras que en Cataluña, Ceuta y Melilla ya existen centros de enseñanza destinados únicamente al aprendizaje y estudio de la lengua que hablaron nuestros antepasados", añade Mora. "Hace un año que la Generalitat creó el Observatorio Catalán de la Lengua Amazigh, mientras que aquí, los canarios seguimos perdiendo puntos en las oposiciones públicas -incluso en las canarias- por no institucionalizar lo que debería ser nuestra lengua autonómica, quedándonos en desventaja con vascos, valencianos, asturianos, gallegos, baleares y catalanes", explica. "Con la promoción de nuestra cultura en el marco del respeto y la seriedad, los canarios sólo obtenemos beneficios a nuestro favor", finaliza.

El curso será dividido en capítulos que irán siendo subidos a la web cada mes, y constará de herramientas interactivas que permitirán al usuario oir la pronunciación de las palabras y frases.
-- Asociación Cultural Ossinissa http://www.ossinissa.com/

24 sep. 2008

Herederos de la tradición



José Jiménez. Top Canarias. Inmaculada Navarro y Diego Higuera han mezclado técnicas y formas prehispánicas con las populares para crear una cerámica con un toque especial que nos transporta a la Gran Canaria indígena. 

Tazirit es luna en lengua tamazight. Para Diego Higuera e Inmaculada Navarro, esta luna de sonido ancestral es algo más que un nombre. “Cuando nos enteramos de que era la traducción de luna en el lenguaje de los antiguos canarios decidimos que era el ideal” dice Diego. Porque Luna, en mayúsculas, esta vez, es el nombre de la hija de estos dos artesanos que han sabido, como pocos, entender la esencia de la cerámica tradicional canaria y las formas de los cacharros que usaron los antiguos pobladores de las Islas. 

22 sep. 2008

"La Gomera es la isla con más linaje aborigen"




El doctor en Ciencias y profesor de Genética en la Facultad de Biología de la Universidad de La Laguna Vicente Martínez abrió ayer las intervenciones del VI Congreso de Patrimonio organizado por el Cabildo de Lanzarote

 ARÁNZAZU FERNÁNDEZ - ARRECIFE. La Provincia  ¿En qué se han basado los estudios que usted ha realizado para determinar esa pervivencia de la genética de los aborígenes canarios en la población actual? 

 - En marcadores genéticos que demuestran que los aborígenes provienen del norte de África y que todavía existen genes de esos aborígenes en la población canaria actual.  

¿De qué tipo de piezas se han extraído esas muestras? 

 - El material idóneo para extraer ADN de los restos aborígenes son dientes que no tengan fracturas ni caries porque nos permiten hacer extracciones libres de la contaminación exterior. Y de las poblaciones actuales hemos hecho alrededor de sesenta estudios por cada isla, sin contar La Graciosa. Las muestras actuales se sacaban de la boca y la sangre. En una primera etapa cogíamos las muestras de la sangre que sobraba de los análisis, pidiendo el correspondiente permiso, y últimamente hemos optado por sacar células de la boca y las encías, de donde obtenemos suficiente ADN para hacer los análisis. Los estudios sobre material histórico están hechos con muestras de exhumaciones de la iglesia de La Concepción de Santa Cruz de Tenerife y los realizados sobre material aborigen, la isla que más ha participado ha sido Gran Canaria. Tenemos también algún material de otras zonas como La Palma, La Gomera, muy pocos de El Hierro y carecemos de material prácticamente de Fuerteventura y Lanzarote. 

7 sep. 2008

Un estudio constata que los genes de los indígenas perviven aún en los canarios



Técnicas de genética molecular a partir de ADN de canarios actuales y de los indígenas comparados con norteafricanos, peninsulares y subsaharianos revela el acervo genético de la población prehispánica.

D. RIVERO - ARRECIFE (La Provincia). Los canarios pueden presumir de seguir teniendo en su sangre una parte esencial de los genes de aquellos pobladores que vivieron en las Islas antes de la llegada de los primeros conquistadores castellanos. 

4 sep. 2008

“Arrorró… que viene la reina mora”… y los canariones


 Jonay Acosta*. En cierto periódico tinerfeño, muy popular actualmente por haber descubierto la pólvora en cuanto a la situación política de Canarias de los últimos 513 años, se viene propagando cierto tufillo racista hacia los habitantes de la isla y país vecinos: Gran Canaria y Marruecos. 


Ante este hecho, nos preguntamos si D. José Rodríguez, el director de ese panfleto amarillista, tendrá problemas con su vecindario. No lo sé. Quizás ha pasado un mal trago en su comunidad de vecinos y quiere hacernos partícipes de su indignación ante los pormenores de la convivencia. 

 A pesar de que la Federación Ecologista Ben Magec, muy acertadamente, ya denunció ante la Fiscalía a este periódico por sus continuas editoriales xenófobas, parece ser que su Director prefiere mantener el tipo y sacar pecho. Recientemente, y a colación de esta tendencia, también hemos leído un buen artículo del profesor Domingo Garí, donde se muestra irritado ante la falta de respeto que mostró El Día hacia las víctimas de la negligencia corporativa de Spanair. La verdad es que en mi opinión, el profesor fue muy suave en los calificativos que dirigió a D. José. Lo raro es que ni siquiera el presidente de "la gente que vive en Canarias" se haya pronunciado al respecto. Quizás le dé igual, pues bien sabe él que en Gran Canaria poco tiene que hacer. Por culpa de los votos de esos traidores canariones casi pierde. Además… ¿qué tiene que ver eso con sus patrias, Madrid y El Sauzal? 

Para mi sorpresa, he visto como algunos compañeros de eso que llamamos campo nacional popular, han accedido a entrevistarse con este medio insularista. Ese mismo periódico que meses antes legitimaba los palizones que recibían de la UIP y se negaba a publicar sus book de moretones. He leído en algunas entrevistas afirmaciones que, ciertamente, me resulta increíble que hayan podido salir de sus bocas. Prefiero pensar que se trata de una manipulación más de este periódico, cuyos editoriales datan del Paleolítico Inferior. Pero por otra parte, también pienso que pueda ser éste un reflejo del problema infinito que tenemos los canarios que no encajamos en la gestión de la finca: ante el apartheid ideológico, nos agarramos a un clavo ardiendo. 

Y digo todo esto porque me encuentro perplejo al haber leído la entrevista realizada al compañero sindicalista D. Miguel Ángel Díaz Palarea, al que por desgracia sólo conozco de vista. El pasado domingo, en páginas centrales de El Día, D. Miguel Ángel afirmaba una "magrebización" del nacionalismo canario. Al acabar de leer esta entrevista ya estaba imaginándome a Bin Laden, ataviado con tamarco y guapil, listo para impartirnos un curso de manejo del AK-47 y aviación rasante. Joyas como: "algunos vienen con tonterías como que hay que estudiar el amazigh" jamás pensé que pudieran salir de la boca de alguien que, además de proclamarse nacionalista, se considera listo. Pues, por lo menos a mí, me ha llamado tonto por estudiar una lengua que, habiendo sido la nuestros antepasados, la hablan más de 20 millones de personas en la actualidad. Lo siento señor Palarea, no tengo en Canarias una universidad donde estudiar esta lengua, hecho que me obliga a estudiarla tontamente por mi cuenta. Me encantaría saber dónde hay que echar la solicitud para que Marruecos nos mande dinero, ya que me acabo de enterar por D. Miguel de que "ahora mismo se está metiendo mucho dinero marroquí en las Islas para tener comprados a los grupos soberanistas". Ya podrían poner estos señores una oficina en las Islas, o darnos un teléfono a los interesados. Sinceramente, estoy más que harto de ir a la Conserjería de Cultura a pedir dinero para mi asociación y recibir un "no hay presupuesto" por respuesta. 

 Por otra parte, la "marroquización" de Canarias sobre la que usted habla, yo solamente la he visto en Mercadona, por el momento. Pues ahora traen un té verde y un cuscús, que la verdad, no tienen desperdicio. Sin embargo, cuando fui a Marruecos -a buscar esa oficina donde se da el dinero, por supuesto- también vi que vendían gofio en los supermercados Marjane de Agadir. ¿Estará comenzando la "canarización" de Agadir? Espero que no viaje nunca a Andalucía, pues eso tendría que ser para usted una colonia de Abu Dhabi… Quizás uno no está en la onda de la actualidad nacional, pero ciertamente no conozco a esos "cuatro o cinco líderes independentistas" que están a sueldo de Marruecos -que ya me gustaría, viendo cómo está el panorama económico con Zapatero-. Además, ¿Cuándo hubo en Canarias 5 líderes independentistas? Que yo sepa sólo ha habido uno, y si Marruecos le quiere pagar a D. Antonio, que le aprovechen esos dírhams… ¿O acaso el Gobierno de Canarias le ha ofrecido algo mejor? Ni siquiera dio la cara para que se le reconociera como víctima del terrorismo de Estado…

 También le molesta al Sr. Palarea, -al cual tengo que decir que respeto y admiro por su lucha sindical, no se me malinterprete- el establecimiento de comunicaciones marítimas con Agadir. Me pregunto qué tendrá que ver esto con una pretensión colonialista marroquí, cuando a quien ha favorecido esta línea es principalmente a los canarios. Aún recuerdo a aquellos que se rasgaban las vestiduras ante la creación de una línea aérea de Binter que tenía previsto cubrir la ruta Canarias-El Aaiún: una oportunidad más para nuestra gente. ¿Es que los canarios siempre tenemos que hacer nuestros los problemas de otros en nuestro propio perjuicio? ¿Tenemos que dejar de tener buenas relaciones con nuestro vecino y desaprovechar oportunidades por un problema que afecta a España, Marruecos y el Sahara? Guardemos ese "guancheguevara" que tenemos dentro para luchar en nuestra tierra, que bastante que nos hace falta. 

Gracias a la efervescencia económica de Agadir, y al establecimiento de pequeñas y medianas empresas canarias en la región, muchos canarios y marroquíes han salido del paro, sobretodo en el sector de la agricultura y la construcción. En esta capital del Valle de Sus, se nos abre también una puerta importantísima para la investigación científica, en campos tan interesantes y anquilosados en Canarias como la botánica, la agricultura, la etnografía, la historia, la lingüística, etc… Sí, sí… esa tamazight que nos gusta tanto a los tontos -nuestros antepasados tendrían que ser discapacitados, por lo visto- es una de las lenguas oficiales de Agadir, y se enseña en la Universidad Ibn Zohr

Una lengua que fue interés de deficientes mentales tan distinguidos como el historiador portuense D. Juan Agustín Alvarez Rixo, quien dijo dos siglos atrás: "Ni puedo dispensarme de lamentar cuán sensible es que en tantísima bobería como nuestros compatriotas pudientes han gastado y gastan su dinero, no se hubiese animado alguno a viajar por el África inmediata, o costear a quien pudiese hacerlo, para observar el lenguaje y usos de los pueblos de las montañas de Marruecos y de Suz, que a pesar de hallarse ya muy mezclados con los árabes, mucho pudiera ilustrar nuestra historia y curiosidad". Pero nada, sigamos con esa "bobería", avergonzándonos eternamente de nuestras raíces. 

 Creo que muchas personas correrían a las oficinas de alistamiento del ejército español tras leer que "Marruecos es un competidor, y que aquí hay miles de marroquíes", o que es un país "donde hay un régimen dictatorial y no hay democracia". Me recuerda a las razones que dio Bush para invadir Iraq, aunque faltaron las armas de destrucción masiva, que seguramente las fabricarán en la futura central nuclear de Tan Tan. ¿Acaso en Canarias hay democracia, Sr. Palarea? ¿Acaso le gustaría que otros vieran en los canarios, o en usted, el reflejo de su Gobierno? ¿No estamos también, como "ciudadanos españoles", sumidos en una rancia monarquía medieval? ¿Quiénes somos nosotros para señalar con el dedo? En fin, me parece un ejercicio de demagogia y de irresponsabilidad social dar toda la comidilla xenófoba que usted ha dado a este diario, y más aún, tras haber leído sus editoriales. Un diario que presume de canario y no hay más que ver los apellidos de los columnistas que escriben en él para saber el aprecio y la confianza que deposita su dirección en los canarios. 

También pueden encender Radio El Día para oír el dulce acento peninsular con el que un canario trata la actualidad de las Islas… "¡Don José for president!" gritarán los "peninsulares" de Residencial Anaga. 

Aunque me pese, tengo que decir que rompo una lanza a favor del Majzen, ya que es el único gobierno que ha puesto freno al avance del integrismo en el norte de África. A ningún canario creo que nos gustaría ser vecino de un país integrista. Por desgracia, y a día de hoy, no puedo decir lo mismo del Frente Polisario: un organismo del fundamentalismo árabe que se ha aprovechado del derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui. Ya nos gustaría a usted y a mí, Sr. Palarea, que en Canarias hubiera una efervescencia antimonárquica como la que protagonizan actualmente los bereberes de Sus y El Rif. Fue en Agadir donde tuve la oportunidad de leer en varios escaparates revistas que afirmaban la homosexualidad de Mohammed VI, con foto de su novio francés incluida. Con ello no quiero decir que sea algo reprochable, no se me malinterprete. Sin embargo, no pude ver en El Hierro el número de Interviú que denunciaba el caciquismo practicado por Tomás Padrón en la Isla. Tampoco en España pude ver la revista de El Jueves que escenificaba a los príncipes en pleno coito y llevó a sus autores a los tribunales. 

"Quítate que me tiznas, le dijo la sartén a la olla" diría mi abuela. 

*Jonay Acosta es miembro de la Asociación Ossinissa

28 jul. 2008

Mouloud Mammeri(1928-1989), una vida por la amazighidad.

La figura de Mulud Mammeri es fundamental ser conocida por cualquier interesado en la cultura amazigh en general, y la lengua en particular. Escritor, lingüista y antropológo dedicó su vida a una inmensa labor científica, especialmente gramatical y literaria, referente de la tamazight.


Nace el 28 de diciembre de 1917 en Taurirt Mimun (Cabilia, Argelia). Mouloud Mammeri recibe su enseñanza primaria en su pueblo natal. En 1928 se trasladó con su tío en Rabat (Marruecos). Cuatro años después regresó a Argel y continuó sus estudios en el Liceo Bugeaud. Posteriormente al Liceo Louis-le-Grand de París con la intención de regresar a la Escuela Normal superior. Se matricula en la Facultad de Letras de Argel. Participa en la II Guerra Mundial, en 1942 en las campañas de Italia, Francia y Alemania. Al final de la guerra, se prepara a París para una cátedra de Letras y regresó a Argelia en septiembre de 1947. Publica su primera novela, "La Colina olvidada" en 1952. Bajo la presión de los acontecimientos, debe abandonar Argel en 1957.

De 1957 a 1962, Mouloud Mammeri vive en Marruecos. De 1965 a 1972 enseñó en la Universidad bereber en la sección de Etnología. Ofrece cursos de tamazight. De 1969 à 1980 dirige el Centro de Investigaciones Antropológicas, Prehistoria y Etnográfico de Argel (CRAPE). También cuenta con un fugaz paso al frente de la primera Unión Nacional de escritores de Argelia abandona para discordancia sobre el papel del escritor en la sociedad.

En 1980 se prohíbe una de sus conferencias en Tizi Wezzu (capital de Cabilia) sobre la poesía antigua. Este hecho originó los hechos de la conocida Primavera Bereber. En 1982 fundó en París el Centre d'Etudes et de Recherches Amazighes (CERAM) y la revista Awal (la palabra), también dirige un seminario sobre literatura y lengua amazigh en forma de conferencias complementarias dentro de la Escuela de Estudios Superiores de Ciencias Sociales (EHESS). Este largo recorrido científico le permitió reunir una suma de los elementos fundamentales en lengua y literatura amazighe. En 1988 Mammeri recibe doctorado honorífico en la Sorbona.

Mouloud Mammeri murió en la noche del 26 de febrero de 1989, tras un accidente de coche. Mouloud Mammeri fue enterrado al día siguiente a Taurirt Mimun. Su funeral fue espectacular: más de 200.000 personas asistieron al mismo.



CITAS:


"Usted me hizo el campeón de la cultura bereber y eso es cierto. Esta cultura es mía, es también la suya. Se trata de un componente de la cultura argelina, sino que contribuye a enriquecer, diversificar, y, como tal, me gustaría (como debería hacerlo conmigo), no sólo a mantener sino a desarrollarla ".

En respuesta al canario Antonio Cubillo sobre la amazighidad del pueblo canario:

"No importa, que ahora son bereberes, incluso si no hablaban el idioma; prestigiosos como los Donati, San Agustín, Tertuliano, Apuleyo, que hablaban en latín; Septimio Severo, que se convirtió en emperador romano, también se expresaba en latín y, sin embargo, era bereber. Ibn Khaldoun, hablaba escribía en árabe o Kateb Yacine en francés, pero que no saben que son grandes pensadores bereberes. Llegará un día en que usted será libre e independiente, y podrá introducir la lengua de los antepasados, y las nuevas generaciones hablarla en un futuro próximo. Usted me dijo que piensa en español y escribe en ese idioma, pero cuando usted escucha música, escucha la canción de cuna como un niño guanche, o cuando usted está escuchando una canción tradicional, danza como un Guanche. En el norte de África que son más de 20 millones los que hablan tamazight. La Tamazgha y se extiende desde las Islas Canarias hasta el Canal de Suez. Lo importante no es el idioma, sino la conciencia de pertenecer a un pueblo"


Algunas de sus obras sobre la lengua:


Tajerrumt n tmazigt (tantala taqbaylit) », Paris, Maspero, 1976 .

-« Précis de grammaire berbère », Paris, Awal, 1988

-« Lexique français-touareg », en collaboration avec JM Cortade, Paris, Arts et métiers graphiques, 1967 .

-« Awal », cahiers d’études berbères, sous la direction de M. Mammeri, 1985 - 1989 , Paris, Awal

26 jun. 2008

Cortometraje 'La Baja del Secreto' (vídeo)


"La Baja del Secreto", de Tanausú San Ginés Duarte, ha ganado el 1º Premio de la fase insular del IV Certamen de Cortometrajes de La Caja de Canarias- Canarias Rueda en Titerogakat-Lanzarote. El cortometraje, que retrata un episodio histórico sucedido en Gomera en 1488 durante el transcurso de la Conquista de la isla por los europeos. 

2 jun. 2008

OPINIÓN: Que Sandokán nos salve

Después de la resaca del Día de Canarias, donde a “la gente que vive en Canarias” se nos dan 24 horas para sentirnos orgullosos de nuestra residencia y de nuestros convivientes -siguiendo la lógica “nacionalista” de Paulino Rivero-, algunos “residentes” reflexionamos sobre lo que esto significa y cuál es la situación actual de nuestra “nacionalidad”.



Entrecomillo nacionalidad porque es una palabra que le he oído a ciertos elementos, y creo que no toda “la gente que vive en Canarias” entiende igual este sentimiento. Compréndanme: cuando he visto a mi compatriota Tomás Padrón hablando de independencia y nacionalismo, creí que el vino de El Golfo que estaba tomando tenía efectos secundarios alucinógenos. No les digo nada ya cuando abrí el periódico y leí la editorial de El Día, donde se elogiaba la figura de nuestros antepasados por haber defendido la patria contra los invasores españoles. Más tarde, las declaraciones de Zerolo me hicieron pensar si esto era consecuencia de algún exceso en esas fiestas que organizan periodistas y políticos tras los congresos de CC. Menos mal que Elfidio Alonso no dijo nada… ese no cambia.

Todos esos que, escasos años atrás, paseaban pendones o elogiaban cargas policiales a “jóvenes radicales”, ahora resulta que son de los nuestros. De milagro el Señor Mardones no se declaró independentista, quizás por respeto hacia los familiares del ex-compañero Javier Fernández Quesada.

Ahora está de moda en los actos oficiales de CC exhibir esa bandera que antes tachaban de “terrorista”. No sé cómo las estrellas no se ponen rojas… Eso de venir de Nefertiti ahora “les pone”, porque antes si decías que como canario eras bereber te tachaban de loco xenófobo obsesionado con el pasado.

Desde luego, sólo falta que exhumen los restos de Secundino Delgado para hacer un Panteón Nacional en la calle del General Franco en Arafo, donde está su residencia. Digo yo que antes tendrán que cambiarle el nombre, aunque si lo dejamos en manos de Zerolo vamos aviados…

Estos nacionalistas convocan un encuentro periodístico para fomentar esa unidad de Canarias que ellos han roto en siete pedazos durante estos años de autonomía. A raíz del encuentro, lo único que han hecho es polarizar más aún a las dos capitales. Que si Gran por aquí, que si Canaria por allá, que si la tuya es más pequeña… El director de El Día y el de La Provincia parece que se están midiendo otra cosa que nada tiene que ver con las islas…

Lo de la Televisión Canaria es un cachondeo. Creo que El Batu haría una programación más educativa que el actual director, de cuyo nombre no quiero acordarme -por lo largo de éste, más que nada-. Pues fue este chico el único interviniente que dio un mensaje educativo durante su propia entrevista en TVC, cuando alertó a los niños de que él no era un ejemplo a seguir. Sólo por eso deberían haberle dado un Premio Canarias, viendo la lamentable situación en la que se encuentra nuestra juventud.

Claro que no vamos a culpar a la Consejera de Educación de ello, no sea que nos prohíba escribir este tipo de artículos que tanto le molesta. Creo que es de las pocas cosas que aún no les ha prohibido a los profesores. No me siento capaz de, como hacen los profesores, levantarme todas las mañanas para ir a enfrentarme al reflejo de los problemas sociales de Canarias: los jóvenes. En estos tiempos difíciles, donde los padres, al estar muy poco tiempo en el hogar, piensan más en una guardería que en un instituto, no entiendo como la Sra. Consejera sigue empeñada sin bajarse del burro. Se ve lo que le importan los altos índices de fracaso escolar que registramos. Esta señora sólo se dedica a llevar a cabo una campaña de manipulación para así justificar su empeño en quitar a los profesores el derecho de huelga. Harán como con la sanidad: exprimirla hasta poder privatizarla.

La cultura canaria no pasa del Tenderete, que ya podrían llamarlo Bolerete, puesto que de isas y boleros no sale. El contenido de los anuncios del Hiperdino superan los contenidos canarios en la educación. Sigo esperando el próximo anuncio para tomar nota de otro canarismo, ya que en la calle y en boca de canarios abunda el “vosotros” -y no vivo en La Gomera, precisamente-.

No tengo nada que decir sobre geografía canaria. Sé el nombre de los barrancos y montañas de mi isla porque mi padre tiene buena memoria, y porque un grupo de profesores franceses de origen norteafricano sacan libros intentando descifrar el significado de esos nombres tan peculiares. Me refiero a esa lengua que es cooficial en Melilla y Cataluña. Sí, sí, esa que tiene cátedras en Cádiz, Bilbao y Barcelona. La que se habla en Agadir, donde están yendo nuestros empresarios y la Cámara de Comercio a montar sus kioscos. Pero bueno, la hablaban nuestros antepasados, qué más da… En unos cuantos años esos lugares se llamarán “esa montaña de allí arriba” o “ese barranco de allí abajo”, porque ya no quedan pastores que los pateen ni gente que trabaje el campo.

En Canarias, “la tierra para quien la especula” ha sustituido al eslogan de “la tierra para el que la trabaja”. El Seprona no para de cerrar cuadras porque les apesta a quienes van de turismo rural, y les molesta perder clientela a los dueños de las casas, ex-ganaderos la mayoría. Ahora encima suben los precios del grano por la fantástica idea del biocombustible, y dado el escaso cooperativismo que hay en el campo canario -me ahorro hablar de los políticos-, el ganadero tiene que abandonar su oficio al no serle rentable el precio al que le compran la leche. El agricultor, exprimido con la competencia de las importaciones de la Unión Europea y con el abuso del intermediario -muchas veces la propia administración-, también tiene que abandonar su oficio. El medianero, cada vez con menos tierras, busca otro oficio harto de lidiar con caciques que a sabiendas de la escasez abusan y racanean.

El canario sigue sin oírse. Callado como siempre, agacha la cabeza y dice: “ya vendrán tiempos mejores”. Ya intentó cambiar las cosas con el voto y la Ley Electoral se lo negó. En otras islas fueron los votos del Más Allá los culpables -y me refiero al submundo, no a Venezuela-. CC, desesperada ante la teta que se le quita, quiere ahora cambiar el Estatuto de Autonomía, aunque necesitará de los votos del grupo de López Aguilar, quien pone como condición el cambio de la dichosa Ley caciquil.

Una Canarias sumida en el paro por el bajón de la construcción. Nuestros políticos no supieron prever que iba a producirse este cambio, anunciado a bombo y platillo décadas atrás. ¿Dónde va a trabajar ahora toda esta “gente que vive en Canarias”? Tendremos que hacer como nuestros vecinos norteafricanos y comenzar a emigrar a esa Europa que parece que comienza en Francia. ¿Pasaremos a ser “gente que vive en Europa”?

Cómo canario no entiendo como las instituciones pueden celebrar algo llamado Día de Canarias, cuando seguimos avergonzándonos de nosotros mismos -sin contar a los políticos-. Nuestro síndrome de auto-infravaloración es aprovechado hasta por campañas publicitarias: ponen al canario picando el engodo y al godo “vendiendo la moto”.

No quería faltar el respeto a los "peninsulares", que no tienen vela en este entierro. Los canarios nos bastamos contra nosotros mismos, no se preocupen. Y si no, ¿Cómo ustedes iban a seguir ocupando los altos cargos de empresas públicas y privadas? ¿Cómo iban a obtener las plazas de funcionarios que tan inteligentemente convocan nuestras consejerías? ¿Quién les habría dejado medrar bien alto para luego enchufar a la familia y amigos? ¿Quién les iba a adular hasta la asquerosidad con tal de ganarse su simpatía? ¿Quién imitaría sus expresiones y su acento hasta caer pesado? ¿Quién no pararía de acosarle hasta saber del pueblito de donde es originario para organizar sus próximas vacaciones? Un canario. Y por cierto, no se olviden de aprender valenciano para poder competir contra nosotros ante un tribunal opositor, ya que nosotros no tenemos lengua ni contenidos, sino el “ño” -léase ños- y la “carne-fiesta”. A ninguna persona se le puede reprochar su instinto de supervivencia. No les culpo en absoluto. Celebro vuestra inteligencia. Sois un ejemplo a seguir.

El Día de Canarias es un día de luto porque nuestra identidad muere. Toda la canariedad que conocemos, incluso la que documentaron esos literatos de alta cuna que un día cogieron el pincel o la pluma y miraron hacia su pueblo, se ha nutrido del legado de nuestros magos, los desheredados de nuestra Historia. Desproteger, marginar, torpedear y proscribir nuestras formas de vida tradicionales es atentar contra la canariedad, y esto no tiene otro nombre que etnocidio. A día de hoy, sistemático o no, en Canarias se vive un etnocidio. La cultura canaria pende de un hilo que une a la generación de nuestros padres y/o abuelos con la nuestra, y ante la desprotección institucional y el éxodo rural, ésta queda en manos de unos pocos viejitos que celosamente la mantienen. Hasta los iconos socioculturales más representativos de la identidad canaria se encuentran en un estado de inmovilismo tal, que es muy probable que en pocos años pasen a verse únicamente en los escasos libros de etnografía canaria.

Por eso el día 30 de Mayo es el Día del Cinismo. El mismo cinismo que expresan los cuadros ubicados al fondo del Parlamento, que por cierto, lo dicen todo sobre los que allí se sientan -tanto de los que asisten, como de los que no-. El mismo cinismo que estos “paseapendones” aspirantes a andaluz -con el debido respeto a los andaluces- manifiestan cuando se autoproclaman nacionalistas. El cinismo de una televisión que se dice canaria y se ríe en nuestra cara a diario como si fuésemos actores de El Circo del Turista. El cinismo de un presidente que se autoproclama nacionalista y cambia la palabra “canarios” por “la gente que vive en Canarias” -como si hubiésemos venido de Marte-. El cinismo de esos anuncios del Gobierno de Canarias que echan la culpa a los canarios de a pié del deterioro que ellos mismos han ocasionado a nuestras Islas.

Que el socorrista Sandokán nos salve porque este pueblo se hunde.

Jonay Acosta - (aguarijo@hotmail.com)
Miembro de Ossinissa www.ossinissa.com/