13 sep. 2009

Una lengua bereber estándar y el caso neerlandés



Muchos trabajadores imazighen (=bereberes) ya sean susís, rifeños, cabilios, mozabitas u otros, que viven en el extranjero no pueden comunicarse entre ellos, por no hablar ya de los que están profundamente arabizados y han perdido su lengua y amazighidad. Todos ellos se ven obligados a utilizar un idioma extranjero poniendo la lengua desde la primera generación en peligro de extinción. 

Constatar tristemente esta situación es la que me impulsó a escribir esta carta a los especialistas de la lengua amazigh y todos aquellos que, directa o indirectamente, pueden contribuir a su desarrollo. Estoy convencido de que los otros imazighen tienen la misma preocupación y el deseo de revivir la lengua amazigh, por lo que debería ser una lengua de comunicación, literatura y la ciencia en todos los niveles que no tenga nada que envidiar a otras lenguas, aunque se haya mantenido en segundo plano bajo el yugo de la dominación por razones obvias que conocemos.