11 ene. 2013

Juegos tradicionales en Fuerteventura




Fue milagroso que no pocos elementos de combate, lúdicos y deportivos amazighes insulares llegaran a nuestros días. Pero igual de sorprendente sigue siendo que pervivan elementos como el Juego del Palo Canario en todas sus variantes en las Islas (vara y garrote o lata). A ello hay que unirle una serie de prácticas deportivas y juegos gestados en las Islas durante los últimos siglos que forman entre todos ellos un precioso legado lúdico-deportivo que está en franco proceso de extinción. La política institucional ha optado por seguir la línea tradicional de las instituciones en las islas desde tiempos inmemoriales; apoyar toda expresión lúdica-deportiva foránea con no poco apoyo económico que contrasta con una desidia y anulación de nuestros deportes vernáculos. El resultado es un agravio comparativo, una desigualdad contra la que es difícil luchar e imposible competir. 

Por iniciativa popular se han mantenido vivos nuestros deportes hasta hoy y vivos continúan, pero no hay que ser un iluminado para percatarse que sin apoyo y un plan institucional a nivel nacional es imposible competir con los grandes deportes internacionales arribados a Canaria no hace más de unas décadas. Sin embargo contamos con una excepción en el Archipiélago; Fuerteventura, donde un grupo de entusiastas de nuestros deportes autóctonos con el apoyo del Cabildo insular están acercando al menos a las escuelas nuestro legado lúdico-deportivo en el marco del programa 'No olvides lo nuestro' para asegurar su existencia futura. No sólo debería tomar recorte otras islas sino el mismísimo Gobierno de Canarias, pero sobre todo nuestra sociedad que sin su implicación no habrá nada que hacer.

1 comentario:

'Guille' Perdomo dijo...

Parece que en Fuerteventura también sabemos hacer las cosas bien, aunque siempre hay alguno-a que no para de poner piedras en el camino, esos-as que ni hacen ni dejan hacer, "ni comen ni dejan comer". Desgraciadamente todo ello imbuido de un centralismo provincialista que creía superado, que no aceptan que unos pocos majoreros con muchos menos recursos hagan una labor que ellos son incapaces de realizar por elitistas y sectarios. Pero felizmente también hay muchos, como este ejemplo de IZURAN, que saben reconocer un trabajo bien hecho por nuestra herencia lúdico-deportiva y cultural. Y no olviden una cosa (además de 'No Olvides Lo Nuestro) nosotros no somos los propietarios de este legado sino meros transmisores con la obligación de devolver al pueblo lo que le pertenece, no para quedárselo en propiedad una élite de especialistas 'iluminados' sino para que el mayor número de canarios puedan disfrutar con su práctica.