5 mar. 2011

Arrasada la muestra más valiosa de necrópolis indígena de Agaete

La semana pasada, una máquina que realizaba el desmonte para una obra del ayuntamiento "arrasó literalmente" en la zona de Las Candelarias, en Agaete, con lo que seguramente "era la muestra más importante de enterramientos prehispánicos en fosas localizada hasta el momento en este municipio norteño", según asegura una arqueóloga.

Canariasaldia. Aunque "estos restos eran inéditos y por tanto nadie conocía de su existencia", el ayuntamiento comenzó las obras de cimentación de un Centro de Día en unos terrenos que están a escasos diez metros de la mancha arqueológica de Las Candelarias. Esta amplia área contiene restos de adscripción precolonial compuestos, además de por los enterramientos y diferentes estructuras de piedra, por otros de adscripción histórica constituido por la fábrica del ingenio azucarero.

Según el colectivo Aguahae-Ecologistas en Acción, este ingenio azucarero del siglo XV es el primero instalado en las islas tras la conquista, y sin protección "hoy no sería más que un montón de escombros debajo de un dúplex”. Ben Magec añade que presentaron recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) por las múltiples irregularidades observadas en el plan parcial de Las Candelarias. Las principales, basadas en el hecho de haber edificado mucho más de lo permitido. Aún así, en este plan ahora paralizado, -aunque recurrido por parte del Ayuntamiento y constructora en Madrid-, se exigía el seguimiento de las obras por las grandes "posibilidades arqueológicas", e incluso "existía el compromiso por parte de la constructora de crear un parque arqueológico y hasta un centro de interpretación". "No hay que ser arqueólogo, sino tener sentido común, para preveer que en cualquier zanja que se abriera en las inmediaciones de la mancha existía la posibilidad de que aparecieran más restos", exclama indignada la arqueóloga. Además, esta profesional asegura que, aunque en un primer momento la corporación garantizó que "no ahondaría más allá del metro que ya había rebajado la rasante del terreno -y donde se habían localizado hasta el momento restos de cerámica histórica dispersa-, unos días después la máquina amplió la zona". Asevera que "en el perfil del hueco donde se va a edificar el edificio municipal, aún se conservan restos óseos humanos visibles en uno de ellos”.

La única respuesta del alcalde del municipio y concejal de Urbanismo, Antonio Calcines (PP), ha sido que "están a la espera de los informes del Cabildo".

Por su parte, la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico confirma que, tras una denuncia realizada por un ciudadano anónimo, el pasado lunes su equipo se personó en el lugar para comprobar in situ que en los montículos de tierra extraídos de la citada obra, "trasladados a un lugar mucho más alejado", según la arqueóloga, existían, efectivamente, restos óseos humanos. Con la evidencia en la mano, los responsables del Cabildo grancanario levantaron un acta de inspección y solicitaron la suspensión de las obras. También recomendaron la citada y necesaria intervención arqueológica, la descripción de la afección de los daños causados, la recuperación de los restos existentes, y una valoración arqueológica de los mismos.

El Cabildo argumenta que “la Ley tiene muchas lagunas", para advertir después que "se está comprobando si la parcela donde se está cimentando pertenece al plan parcial de Las Candelarias", ya que de ser así, el seguimiento arqueológico de este terreno sería manifiesto, "puesto que la potencialidad arqueológica de la zona estaría sobradamente demostrada". Como colofón, la fuente de la coorporación insular apuntala que el Ayuntamiento, "aunque solo fuera por colaboración interadministrativa, debió realizar una notificación previa", pues se iban a realizar movimientos en el subsuelo.

No hay comentarios.: