9 dic. 2010

Juego de la Dama



Este artículo de Juan Baute Pérez, aunque es del 2008, conviene hacernos eco del mismo en la actualidad, donde gracias a la encomiable labor de Jose M. Espinel Cejas se están difundiendo los juegos tradicionales de inteligencia. El Juego de la Dama es uno de ellos, y forma parte del rico legado cultural heredado de nuestros ancestros amazighes.

JUAN BAUTE PÉREZ. Existen muchos documentos que prueban la existencia del Juego de la Dama en las antiguas civilizaciones de Mesopotamia y Egipto. De estas pasó a Grecia y a Roma extendiéndose por toda Europa. El juego aparece muy establecido entre los pueblos de cultura fundamentalmente pastoril como los del norte de África, y desde aquí probablemente llegó a Canarias. En Canarias los tableros aparecen grabados en rocas planas y lisas generalmente en lugares dominantes, de paso de ganado. 


Los hay en un número importante en el sur de Tenerife, en Izaña, Teno, en Anaga; en Garafía (La Palma); en Gran Canaria; en Jandía (Fuerteventura), etc. El mismo tipo de grabado encontrado en Canarias, aparece también en diversos puntos norteafricanos: el Alto Atlas, en Kabilia (Argelia), en Tebas (Egipto)... Por último, en Granadilla de Abona aparecen pequeñas lajas grabadas con el damero, posiblemente para transportarlo de un lugar a otro durante la jornada de pastoreo. Así mismo han aparecido pequeñas piedrecillas con base plana y en diversos colores que podrían servirles de fichas (Museo Arqueológico de Santa Cruz de Tenerife).

1. El Tablero.
En su forma más simple, el damero de juego corresponde a un rectángulo o cuadrado en el que se han marcado sus diagonales y medianas. Dicho juego se mantiene en Canarias y en el norte de África, llevándose a cabo sobre tierra o arena, y se le conoce como tres en raya o carro de tres.

Se dispone de tres fichas que hay que alinear. Si no se consigue al colocarlas de forma alterna un jugador y otro, se trata de hacerlo con movimientos convencionales. A partir de esta forma inicial se va evolucionando hacia mayores grados de complicación. Así, el damero guanche se construye a partir de 5 líneas verticales cruzadas por otras tantas horizontales y, a su vez, atravesado por seis diagonales. Al final tenemos 16 cuadrados cruzados por diagonales, es decir, cuatro veces la disposición anterior. El tablero puede ser un cuadrado o un rectángulo, se han encontrado ambos tipos.


2. Desarrollo del juego.

Cada jugador dispone de 12 fichas que coloca en el tablero dejando libre la posición central.

• Se trata de eliminar al contrario “comiendo” sus fichas.

• Al que le toca mudar empieza a mover y, si puede a comer, ya que es obligado.

• Para comer una ficha al contrario hay que saltar sobre ella, tanto de frente como de lado, e incluso saltar varias fichas si la disposición de las mismas en el tablero lo permite.

• Cuando una ficha llega al extremo opuesto del tablero, se dice Tama, y se obtiene una ficha con libre movimiento.

• Gana aquel jugador que consiga comer todas las fichas de su contrincante.




No hay comentarios.: