6 abr. 2009

Pervivencia indígena en las casas de Tunte

Por la documentación histórica, con los repartimientos de tierra sabemos que existían tres poblados aborígenes muy próximos, Taidia, Tirajana y Tunte. Es en este último lugar, conocido en la actualidad como Villa de San Bartolomé de Tirajana, donde aún hoy pervive una construcción en superficie con marcada influencia indígena.


La vivienda ubicada en La Montañeta, presenta una planta cruciforme y un exterior circular, con clara influencia prehispánica en su construcción. En la imagen inferior, podemos apreciar una ilustración que reproduce una vivienda aborigen; en gran medida, la casa de Doña Carmela Morales Medina, propietaria de la vivienda en estudio, presenta una gran sintonía con la prehispánica. La única diferencia apreciable viene dada por la construcción del techo. La vivienda actual presenta un tejado a dos aguas, cubierto en origen con barro y pajas, colocándosele posteriormente tejas.


Gracias a la labor de Doña Carmela Morales Medina, “La Casa Canaria” de Tunte se mantiene en pie. Su preocupación va más allá, desea que sus descendientes la mantengan, para el disfrute de las generaciones futuras.Las fuentes documentales del siglo XVI mencionan la existencia de casas aborígenes en el lugar, al mismo tiempo, la viajera inglesa, Olivia Stone, en su libro “Tenerife y sus seis satélites”, publicado en el año 1887, describe la llamada “Casa Canaria” de Tunte. De los tres poblados cercanos, Tirajana era el mayor de ellos, con más de cien cuevas habitaciones, graneros y necrópolis. Taidia, con cuevas al naciente y el poniente del “Pan de Azúcar” o “Los Riscos Blancos”, aparece en plural en los documentos antiguos. Al pie del risco estaba el almogarén de Humiaga, destruido el 24 de agosto de 1479 por el conquistador Pedro Hernández de Cabrón.



[El interior, con una planta cruciforme, presenta 7´50 m. de largo, 5´50 m. de ancho, 1´80 de altura actual, con el relleno que se le ha efectuado a la “Casa Honda”, construcción aborigen que pretendía crear el microclima de una cueva; la altura sería, aproximadamente, de 2´50 m.]


Tunte estaba configurado con viviendas en superficie y cuevas, perviviendo hasta hace poco la actividad alfarera de tradición aborigen, centro locero denominado de “Las Mónicas”, que presenta un lamentable estado. Los herederos y la institución municipal deben velar por la recuperación del mismo. La construcción del techo a dos aguas viene dada por la influencia cristiana de los conquistadores; en cierta forma, podemos hablar de un “sincretismo” arquitectónico, único en toda Canarias. La pervivencia de este tipo vivienda, nos hace pensar en la presencia de familias aborígenes en Tunte después de la conquista de Gran Canaria, que por la lejanía del centro de poder, pudieron mantener parte de la cultura prehispánica. La planta circular de “La Casa Canaria”, construida con piedras, sin argamasa, se mantiene en perfecto estado. La protección y recuperación del entorno debe estar en la agenda inmediata de las autoridades competentes. El apoyo institucional a Doña Carmela Morales, para la rehabilitación del inmueble, debe primar ante cualquier otro objetivo, despejando de construcción actuales que ocultan el inmueble, ocultando uno de los más valiosos patrimonios de Canarias. El Taller de Historia Local y Familiar del Centro de Interpretación Etnográfico e Histórico Laudencio García del Ceo Tunte, brinda su colaboración, dentro de sus posibilidades, en la recuperación de la Casa Canaria y el Centro Locero de la Villa de Tunte.


Autor: Felipe Enrique Martín Santiago es director del Taller de Historia Local y Familiar.


Fuente: http://www.bienmesabe.org/noticia.php?id=37938

No hay comentarios.: