13 nov. 2008

Lenguaje silbado en la isla de Esero

Es una maravilla: incluso en nuestros días podemos escuchar dos personas comunicándose a gran distancia por medio del silbo. Todas las indicaciones muestran que se trata de una manifestación cultural que procede de la población aborigen canaria. Los guanches, utilizando este nombre generalizado para el antiguo habitante de Canarias, utilizaban la técnica del silbo en las Islas, pero partiendo de su lengua de origen amazigh (bereber), ya desde antes de la llegada de los europeos.



El lenguaje silbado que aún pervive en la isla canaria de La Gomera procede, con toda seguridad, de los primeros pobladores de las Islas Canarias. Aún está por comprobar, aunque parece lo lógico, que trajeran este curioso sistema de comunicación de su lugar de origen, el norte de África, donde habitaban las etnias bereberes. Aparte de en La Gomera, el lenguaje silbado se utilizaba con certeza documentada en las islas de El Hierro, Tenerife y Gran Canaria, siendo muy probable su uso también en La Palma. No se descarta su primitiva utilización en Fuerteventura y Lanzarote, solo que no se dispone de constancia alguna de tal fenómeno en estas islas. La realidad y la lógica hacen pensar que su mejor conservación en La Gomera se debe a lo escarpada de su orografía, su aislamiento histórico y la cantidad de población aborigen que sobrevivió a la conquista europea.

Nunca antes se había realizado un verdadero estudio del lenguaje silbado en la Isla de El Hierro. Por eso en 2005 decidimos emprender este cometido, más que nada por los datos que se nos habían presentado de manera casual al hablar con algunos mayores de la Isla, y tras haber leído y oído lo que hasta ahora se había pensado: que la comunicación silbada en El Hierro había desaparecido completamente hacía unos cien años. Tras preparación previa iniciamos un periodo de entrevistas y trabajo de campo que abarcó entre 2006 y 2007, recogiendo muchos datos interesantes. Conseguimos encontrar personas que aún se acordaban y podían silbar. Al mismo tiempo, obtuvimos valiosa información de personas de edad muy avanzada (por ejemplo, de don Juan Antonio González Rodríguez, de 103 años, y de doña María Castañeda Brito, de 98, ambos ya fallecidos) que nos hablaron del silbo herreño y sus especificidades.

El hablar con silbos empezó a caer en desuso en El Hierro hace más de 40 años, alrededor de 1965. Desde entonces, siguió perviviendo algo más de tiempo de manera cada vez más residual. Todavía en noviembre de 2006 escuchamos silbar en El Hierro, sin que tuviese que ver con el contexto de nuestra investigación, al tristemente fallecido en abril de 2007 Antonio Gutiérrez Padilla. No obstante, todavía son muchos los que lo recuerdan, y unos pocos aún son capaces de silbar con claridad.

David Díaz Reyes

Para leer el artículo completo y escuchar el silbo de Esero:

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Es increíble este artículo y lo que nos aporta. Ya lo leí también en "bienmesabe", y pienso comprar el libro. por favor, cambien lo de "silvado" del título del artículo en esta web, ya que va con b, "silbado", y luego no se encuentra en el google. Gracias!

IZURAN dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

AHUL

Tambien Valla no se escribe asi es Vaya.
Parece que se te da mas el censurar a los revolucionarios y chivarte que la ortografia, un estudiante eso se deja pa mi que no fui a la escuela.
Que la vida te de el doble de lo que haces conmigo.
Tanemmirt

IZURAN dijo...

Pues si, dos faltitas de ortografía gordas, son los malos vicios de tanto sms y msn.

Gracias por sus aportaciones.