24 nov. 2007

Ossinissa se hermana con la organización Tamaynut




En la imagen representantes de Ossinissa con Ahmed Sabir, autor de la obra "Las Canarias preeuropeas y el Norte de África", que muestra en su mano un miembro de dicho colectivo.

La asociación cultural canaria Ossinissa se desplazó recientemente a la ciudad de Agadir -sur de Marruecos- para asistir al Congreso de la organización no gubernamental Tamaynut. En reportaje difundido por Ossinissa nos hablan del satisfactorio resultado de su viaje a la otra orilla "tan cercana, y a la vez, parece que tan lejana". A continuación le ofrecemos un extracto del reportaje realizado por Ossinissa.

Extracto del reportaje difundido por Ossinissa de su viaje a la región del Suss.

El problema politico de la lengua tamazight

El Gobierno marroquí, continúa haciendo oídos sordos a las reivindicaciones que le llegan de distintos colectivos sociales que, como éste, demandan que los dialectos marroquíes de la tamazight se reconozcan como oficiales del Estado. Es por ello que la sociedad marroquí tamazight-hablante se ha organizado en torno a distintas asociaciones para reivindicar este derecho. Entre los lugares con mayor actividad participativa se encuentran las ciudades del Valle de Sus. En la Universidad marroquí, destaca la participación activa del estudiantado del MCA (Movimiento Cultural Amazigh) reivindicando la oficialización de la lengua tamazight. Para intentar callar estas voces, el Makhzen -gobierno estatal marroquí- no ha tenido más remedio que abrir la mano dando luz a un proyecto denominado IRCAM (Instituto Real de la Cultura Amazigh), el cual ha resultado necesario para promover la enseñanza de la lengua tamazight en el país, pero no resulta suficiente para muchos colectivos. Es el caso de la Organización Tamaynut, la cual reúne a militantes pro-amazigh de todo el país y organiza eventos culturales de gran envergadura, aglutinando a decenas de miles de jóvenes marroquíes. Los artistas también han tomado cartas en el asunto, apareciendo cada vez más grupos de música susí y moderna cantada en tachelhit, así como asociaciones de músicos. Es el caso de Abaraz, una asociación de músicos de Agadir presidida por Abdellah Bouzandag, cantante del célebre grupo Tafsut Music Band. Los representantes de la Asociación Ossinissa mantuvieron un estrecho contacto con los representantes de estos colectivos, llevando a cabo propuestas de colaboración y planes de futuro con el fin de acercar nuestros entornos socioculturales y aunar nuestras reivindicaciones.

Sin olvidarnos de Canarias

Invitados por la Organización Tamaynut, tuvimos el placer de asistir a su Congreso Nacional, donde se nos brindó la oportunidad de explicar los problemas que afectan a la cultura amazigh de Canarias. En este punto hicimos especial hincapié en el deterioro del Patrimonio amazigh insular por parte de entidades públicas, proponiendo elevar una queja oficial de la Organizaicón Tamaynut a la Embajada Española en Marruecos.

Los paralelismos culturales y antropológicos

[Campesino del Alto Atlas occidental]



Resulta asombroso lo cerca que se encuentra el Valle de Sus de Canarias. Y cuando decimos cerca, no sólo hablamos de los escasos 400 kilómetros que nos separan a 1 hora en avión, sino de las costumbres, carácter y aspecto de sus gentes. A medida que nos vamos alejando de los núcleos urbanos, cuyo crecimiento económico ha atraído a gran cantidad de población de otros lugares de África, nos adentramos en las zonas de hegemonía amazigh, donde la arabización cultural no ha ejercido su influencia. Es el caso de los pueblos situados en las cordilleras del Alto Atlas Occidental, como Imuzzar (Las Cascadas). Sus habitantes se dedican principalmente al pastoreo de cabras y a la recolección de los frutos del árbol más abundante del Valle de Sus: el Argán. Este acebuche espinoso que da como fruto un dátil de color amarillo o rojo, es capaz de soportar hasta 50 ºC de temperatura y alcanzar hasta 10 metros de altura. La resistencia de su ramaje es tal, que resulta común encontrar auténticas manadas de cabras pastando sobre el mismo.


Durante milenios, los imazighen del Valle de Sus han cultivado este árbol, extrayendo de sus frutos el famoso aceite de Argán, con asombrosas propiedades nutricionales, dermatológicas y medicinales, que podemos encontrar en las tiendas de exquisiteces de Europa a un precio prohibitivo. Dadas sus inmejorables propiedades y características, la memoria popular de los susíes ha desarrollado todo un abanico de creencias y mitos en torno al árbol de Argán, el cual parece tener para ellos un carácter sagrado, tal y como lo tenía el Drago y el Pino en la sociedad de nuestros antepasados. 

La cultura de estos pastores resulta asombrosamente idéntica a los de nuestras islas. Sólo hay que ver la similitud de sus vocablos, anteriormente expuesta, para hacerse a la idea. Durante la estancia en estos lugares, cualquier canario se cuestionaría si dedicarse a la profesión de antropólogo. Y es que cuando se llega a una zona de notable influencia amazigh, nos asombramos al creer reconocer a familiares y amigos de Canarias entre los susíes. Resulta cómico que al encontrarnos con algunos canarios residentes en Agadir con motivo de negocios, todos ellos apuntaran a esta curiosidad. El parecido físico que aún mantenemos los canarios con los imazighen contientales es palpable, incluso hasta por ellos mismos, que nos conocen menos aún. Si no fuese por la lógica distancia que impone el idioma, más de un canario se sentiría en el campo de cualquier Isla estando en el los pueblitos del Valle de Sus. Pero no sólo hablamos del aspecto, lo cual salta a la vista nada más llegar al Aeropuerto de Agadir y notar como la azafata o el maletero se dirige a uno en tachelhit. También la cultura susí desbancaría cualquier tesis universitaria que apoyara el genocidio de nuestros antepasados

En todo el Valle de Sus es tradicional el consumo del Gofio, al cual llaman Buffi o Tummit. Al igual que lo hacían nuestros abuelos hasta no hace mucho, para la obtención del gofio se emplea el tradicional molino de mano, el cual también se destina a moler el fruto del Argán con el fin de obtener el mencionado aceite. Resulta gracioso el hecho de que los susíes crean que el Tummit sea un alimento exclusivo de su pueblo, a cuyo consumo le imprimen un valor de autoafirmación como imazighen. A ninguno de ellos logramos convencer de que en Canarias es nuestro alimento tradicional por excelencia.


Mujer del Alto Atlas, empleando el molino típico para extraer el aceite de Argán



También cabe destacar la música, que se caracteriza por ritmos monótonos con estribillos repetitivos, recordando a los romances antiguos de Canarias, o a cantos como La Meda y el Tambor Gomero. La forma del baile se realiza en rueda y en filas paralelas de hombres y mujeres, al igual que los bailes canarios del Sirinoque, Tango Herreño, Tajaraste y Tambor Gomero, entre otros. Durante nuestra estancia en el concierto que brindaron distintos grupos como la Tafsut Music Band durante el aniversario de la asociación Tamaynut en el barrio amazigh de Dcheira, nuestros oídos tuvieron el placer de escuchar uno de los “arrorró” que se canta en el Valle de Sus, concretamente en la región de Warzazat, situada en las faldas del Anti Atlas. No pudimos irnos de allí sin antes grabar esta hermosa canción, que al igual que en Canarias, cantan las madres susíes a sus niños para dormir.

Aroro y aroro (Mi niño, ay mi niño) Mayd yagn mummu? (¿Qué le pasa al bebé?) Tedda mma ns s igran (Su madre se fue al campo,) Irgl as uhanu (la habitación está cerrada,) Tachk as tsarut (la llave se perdió,) Yagt fad n tiyyni (y él tiene sed de dátiles) Aroro y aroro... (Mi niño, ay mi niño...)

Al igual que el arrorró canario, destaca la narración de un suceso desgraciado que afecta al niño o a la madre. Otra de las facetas asombrosas de la cultura susí es la artesanía y la arquitectura tradicional. En ellas destacan los motivos geométricos basados en cenefas de triángulos, idénticos a los representados por nuestros antepasados. También tiene especial mención el trabajo y la decoración de la cerámica, muy parecida a la de las islas orientales. Las pinturas nos recuerdan a la loza de Gran Canaria.


[Ejemplo de semejanzas en la arquitectura tradicional con la simbología de las pintaderas de los antiguos canarios]

[En la última imagen vemos hasta que punto el resurgir cultural amazigh se refleja en los ámbitos más sorprendentes, como ejemplo este anuncio de un móvil con carácteres en la escritura amazighe, el tifinagh.]

Para conseguir el Reportaje al completo, o simplemente para más información:

Asociación Ossinissa

C/ Waque nº34 Tacoronte 38350 Tenerife. Canarias Telf. (+34) 922551100 Móv. (+34) 647644800 tamaynut.ossinissa@gmail.com

1 comentario:

Anónimo dijo...

Ayuuz Khadya Azalam!